16 Grand Slams ausentes por lesión

no le gustan Rafael Nadal Piensa en las posibilidades. Prefieres trabajar para hacer realidad lo imposible. Por tanto, aunque admito que está claro que el que hubiera gustado acaba su carrera como tenista con múltiples Grand Slams, disfruta del logrado y no piensa ni se preocupa en lograr uno más, que sólo se queda con tener el pie en sus pies tras una lesión que se alargaba demasiado y una operación en junio, siempre tan incierta la recuperación de los deportados tras paso por el quirófano.

Pero ¿por qué no crees que el personal piensa en «sí?». Y sí, Nadal también logró resultados de campeonato. Porque entre los tres grandes, el más grande (Baleares, Roger Federer y Novak Djokovic), nadie había intentado ver tantos Grand Slams por televisión en Baleares. Suma Nadal 22 (uno de cada tres de los que jugaron: 67), por 20 del suizo y 24 del serbio. Pero Nadal lleva 16 torneos ausente, dos del primero y sólo uno del serbio. En total, el asturiano acumula cuatro años sin disputar un solo major por diferentes problemas físicos. Y la pregunta es dispar: ¿ganarás el 16º Grand Slam? La respuesta fue escrita sólo en la imaginación de los entusiastas.

Tras superar los obstáculos para el manacoranés, ingresó al circuito profesional en 2003 y no pudo participar en aquella edición de Roland Garros por un problema en el código. Tampoco en 2004, debido a una fractura por estrés en la tarta izquierda que también fue la base de Wimbledon. No me fijé en Australia en 2006, y una tendinitis en baqueta le impidió competir en Wimbledon 2009, el US Open 2012 y el Abierto de Australia 2013 (además de los Juegos Olímpicos de Londres 2012).

Los hombres lucharon contra sus enemigos un año después, fuera de los estadios del US Open 2014 y Wimbledon 2016, tras lo cual se esperaba que cayeran unas semanas antes de la segunda ronda de Roland Garros. No se sabe cómo se lesionó en este recuerdo, pero jugó en Nueva York en 2020 como medida de protección ante el coronavirus y para prepararse para la última edición de Roland Garros.

El problema con el juego que estuvo a punto de acabar con su carrera casi antes de comenzar, todo en 2005, se agravó en 2021, cuando se perdió Wimbledon y el US Open. Y, sin embargo, se recuperó plenamente para encadenar sus dos últimos Grand Slam: Australia y París de 2022, con el pastel dormido. En 2023, año blanco por la lesión ocurrida el 18 de enero en Melbourne en el espacio de la Isla: sin Australia, sin Roland Garros, sin Wimbledon, sin US Open. Y en su intento de repetir todas las lógicas posibles y volver en un mes sin tenis, este es el otro quizás que dejará fuera del abierto de Australia en 2024.

Sus rivales sufrieron un poco más. Federer perdió Roland Garros y el US Open en 2016 y el partido le condenó a no disputar los diez Grand Slams disputados desde 2020 (Roland Garros y el US Open en el año de la pandemia, Australia y el US Open en 2021, y el cuarto en el año de su expedición, 2022).

Es una pena, Djokovic es quien mejor ha gestionado los problemas físicos, aunque sufrió varios Grand Slams en su raqueta que se acabó antes de tiempo debido a varios dolores. Sólo si perdía el US Open de 2017, aquel año gris que sufrió Serbia, debilitada por el vacío emocional y la falta de motivación tras perder el título en Roland Garros el año anterior y los problemas de código que le exigieron pasar el quirófano.

Y así, Nadal ha ganado 22 Grand Slams, afirma, con mayores garantías de éxito que sus dos principales rivales.

You may also like...