Acabará ajustando el dividendo hasta 2026, pero revertirá casi 9.000 millones

Tal y como había anunciado la luna, Endesa ha actualizado su política de dividendos para el periodo 2024-2026 con el objetivo de hacer frente al impacto de los 530 millones que la Corte Internacional de Arbitraje obligó a pagar a Qatar Energy por el ajuste de los precios del gas en algunos contratos firmados antes de la crisis.

Así lo establece el Plan Estratégico que ha publicado la Energía española para el periodo 2023-2026.

En cada dividendo no habrá cambios en 2023 y el periodo anterior se mantendrá en el 70% del ‘pay out’ del trienio. En concreto, los accionistas de Endesa recibirán un euro de actuación para este 2023, con un pago que ya asciende a 0,50 euros aprobado para pagarse en negro.

Rentabilidad con dividendo del 8%

El registro se aplicará en 2024, año en el que la retribución a los accionistas será de 1,2 euros. Ahora, la empresa garantiza un salario de 1 euro, aunque aspira a recaudar 1,1 euros, y en 2026 espera recaudar 1,5 euros por título.

El grupo se ha fijado el objetivo de recompensar a sus seguidores con 1,5 euros brutos que en 2026 supondrán unos ingresos por dividendos del 8%.

Según explicó el miércoles el director general de la compañía, José Bogas, Endesa todavía está deliberando sobre si se repetirá o no esta decisión.

Beneficio de 5.900 millones

Endesa ha fijado este plan para obtener un beneficio bruto (Ebitda) de entre 5.600 y 5.900 millones de euros en 2026 y un beneficio ordinario neto de 2.200-2.300 millones. Para la deuda financiera neta de 8.000-9.000 millones.

En un contexto de crecimiento de los costes financieros y de la inflación, la energía mantendrá un plan continuista respecto al pasado, con un fuerte retroceso para el periodo 2024-206 que se situará en 8.900 millones de euros.

En concreto, las redes de distribución y generación renovables serán dos de los pilares de la electrificación limpia, que seguirán siendo clave para el crecimiento de la compañía.

4.300 millones para renovables

Así, de este esfuerzo inverso del grupo en el periodo, 2.800 millones de euros brutos tenderán como destino a las redes de distribución, 200 millones más que el plan anterior pendiente de una mayor visibilidad sobre la revisión Regulatoria.

Las energías renovables, por su parte, serán la partida inversa más importante con 4.300 millones de euros, la misma cifra que en el plan anterior, con un mayor peso de la eólica hasta alcanzar los 13.900 megavatios (MW) de capacidad renovable hasta finales de 2026 y con Andorra, Pego y los parques eólicos de Galicia de 800 MW como proyectos estrella; y 900 millones para el área de clientes para ganar 7,5 millones en el mercado libre de la Península Ibérica al cierre del trienio, en un momento en el que la electrificación de todos los usos energéticos impulsa la estrategia comercial.

Además, Endesa mantiene su objetivo de descarbonización total para 2040, con la fuga de carbono al comercio insular como intermediario en 2027. Todo ello tras el cierre este año de la última planta de carbono en la península de As Pontes. El 93% de la producción eléctrica de la península estará libre de emisiones en 2026, frente al 79% de este año.

You may also like...