Brizuela logró la quinta victoria del Barça

Se puede suponer que el Palau de se llevaría el 5-0 particular, encadenada ante el Zalgiris, la quinta victoria seguida del Barça en casa de una racha que empezó, sobre todo, ante el Real Madrid. Si confirma al equipo azulgrana como el principal perseguidor de los blancos en la Euroliga con lo que pasó siendo una impresionante victoria ante los lituanos, mucho más sufrimiento en el parquet que en el goleador.

El Barça irrumpió en el partido como un cachalote en una piscina de barrio, aprovechando todo lo que le echaron enseguida. En menos de cuatro minutos, Vesely coronó un 13-0 para imponerse en el duelo e impresionar a un exigente Palau ante la masiva presencia de los gritones lituanos en las filas. Pese a todo, el líder Trinchieri no se quedó inmutable, consciente de que su equipo debía reaccionar. Deberías tener una bola de cristal.

Su máximo fue 9 y también con 24

Brizuela triplicó su mejor registro del curso de la Euroliga

Jokubaitis empató hasta el 28-12 en el primer registro del segundo cuarto y el Zalgiris parecía cerca de liquidar al equipo. En plena crisis, obligado a cambiar de entrenador y enfrentarse a un rival enfadado, el duelo parece más que resuelto para el Barça. Pero las desconexiones que se produjeron en Grimau durante los primeros meses de competición parecen haber desaparecido de forma difícil. Si los azules del parquet humeaban durante un minuto y cuando decidían volver atrás sostenían el marcador en dirección contraria. Entre una reacción coral y una falsa polémica antideportiva en Kalinic, Ulanovas se inspiró para dar la primera jornada de la noche a las lituanas (30-32) con un marcador de 4-20.

La vuelta del Barça al partido la escribió Brizuela, rescatando el orgullo de su equipo con diversas acciones de mérito e intentando que los azulgrana pudieran vestirse la camiseta con cierta serenidad (44-37). Por tanto, ya los árbitros se están adelantando excesivamente, provocando el duelo en exceso, ligas en las que el espectáculo es aconsejable.

El Barça citó sus ganancias en la velada de vestuario con un Parker que seguía creciendo y un Brizuela en trance, que casi triplicó su mejor registro del curso en la Euroliga. Tras una falta técnica de Grimau al inicio del último acto, el técnico saturado ante el espectáculo silbati, Brizuela esbozó el triunfo, desvelando uno de los últimos minutos para disfrutar donde Paulí firmó el máximo (87-66) y hasta el Imberbes Sarr y Jakucuionis entraron en pista

Era el quinto seguimiento del Palau, cuatro de ellos de la Euroliga para consolidar al Barça en un ranking que avala el trabajo de los cardiólogos.

You may also like...