Caos en el rugby inglés: la historia de una crisis anunciada

la federación

Las carencias económicas de la Premiership son la punta de la pirámide de esta crisis. El club está en la base y en la institución encargada de gestionarlo, la Rugby Football Union (RFU), la federación inglesa. Según un estadístico, en 2016 jugaron al rugby en Inglaterra menos de dos veces por semana unas 260.000 personas. En 2021, último año del que se tienen datos, rozó los 134.000. Produjo una huida hacia otras disciplinas que estaban ganando popularidad, como correr o andar en bicicleta, que la RFU no logró alcanzar. La tendencia de la nutrición, pero también es lo que tienes que decidir, un problema que en parte escapa a tu control: La sensación cada vez que este alcalde es que este es un deporte peligroso.. Es cierto que la RFU depende de este aspecto de las directivas de la marca World Rugby, de la Federación Internacional, pero la culpa es que los jugadores se sienten en desventaja y las familias se comprometen a elegir otras alternativas para decidir qué deporte quieren practicar sus hijos. En la práctica, sería en cualquier caso compartido. O al menos así lo entendieron los 295 jugadores que recientemente decidieron pedir a ambas entidades, junto con la Federación Galesa, como directivos del filial del Depende de si han sido diagnosticados como consecuencia de sufrir impactos recurrentes en el cráneo. durante los años de práctica de este deporte.

El declive del ’15 de La Rosa’ es evidente respecto a la medalla de bronce dorado en el último Mundial.

Volviendo a la cúspide, los problemas surgen en torno a la gallina de los huevos de oro, la selección masculina. De su buena carta en el último Mundial, en el que cayó tercero cuando tuvo quinielas que apostataron también por su eliminación en la fase de grupos, no queda nada, y menos, en el hecho de que no han podido competir con el Seis Naciones en las tres últimas edicionescon el quinto premio de 2021 como siempre, da igual lo que asumo El cambio de Eddie Jones de Steve Borthwick, sea para bien o no el mandato de este último. Como Twickenham, principal fuente de entradas del rugby inglés, tardó en brillar menos de lo habitual y se convirtió en polvo, con notas puntuales, dejó en medio de aficionados frustrados por los resultados y pasados ​​por el equipo por el exceso de alcohol. un número enlazado a las páginas del Daily Mail de la mano de Sir Clive Woodward.

Twickenham, principal vía de entrada del rugby inglés, tardó menos de lo habitual y se convirtió en polvo.

Eso, en el deporte. En términos económicos, la situación es mucho más molesta que en el rugby por equipos. De hecho, sólo los 102 millones que recibieron la RFU por el bien del Seis Naciones con CVC salvaron sus cuentas de los números rojos del año pasado, en el que se reunieron para preguntarle al padre de Bill Sweeney, a su director general, y a su salario anual. de 750.000 euros. Máxime después de que una comisión parlamentaria encargada de investigar la crisis de la Premiership, que no deja de estar de alguna manera bajo el mando de los paraguayos de la Premiership (aunque pretenda cambiar para dividir espacios de cara a los problemas futuros de una organización que no influenciado a la más), se resolverá como la conclusión más obvia El líder del rugby inglés está ahora “inerte”.

You may also like...