Casi 50 años después, condenan a siete ex militares de Chile por el asesinato del cantante Víctor Jara

El crimen fue a cinco días de instaurado el golpe de Estado del dictador Augusto Pinochet contra Salvador Allende en 1973. Ahora la Corte Suprema dictó una sentencia definitiva, fijó penas de 25 años de prisión e indemnizaciones civiles a la familia.

La Corte Suprema de Chile condenó este lunes a siete militares retirados a penas de hasta 25 años de prisión por el secuestro y el asesinato del cantautor Víctor Jara, ocurrido cinco días después del golpe de Estado que instauró la dictadura de Augusto Pinochet, el 11 de septiembre de 1973. La condena llega casi 50 años después de aquel crimen.

El fallo impuso 15 años de condena por los homicidios de Jara y también del exdirector de Prisiones Littré Quiroga Carvajal y 10 años por los secuestros de ambos a los oficiales retirados del Ejército Raúl Jofré, Edwin Dimter, Nelson Haase, Ernesto Bethke, Juan Jara y Hernán Chacón, y 8 años como encubridor a Rolando Melo.

Los ahora condenados tienen entre 73 y 85 años y están todos en libertad.

El mes pasado se informó que el teniente retirado Pedro Barrientos, uno de los sindicados como asesinos de Víctor Lidio Jara Martínez (tal el nombre completo del cantante popular) perdió su nacionalidad estadounidense por su implicancia en este asesinato emblemático, ocurrido durante la dictadura en Chile.

La Corte resolvió rechazar «los recursos de casación en la forma y en el fondo interpuestos por las defensas de los sentenciados», según el diario La Tercera, la radio Biobío y las agencias de noticias AFP y Sputnik.

«Los hechos reseñados (…) son reales, desde que ocurrieron en determinado lugar y tiempo y están probados, acreditados legalmente a través de los medios probatorios», señaló el alto tribunal en un fallo unánime.

En el aspecto civil, se condenó al fisco a pagar a cada uno de sus hermanos 80 millones de pesos chilenos (93.600 dólares) y a la viuda y los hijos de la víctima 150 millones (175.500 dólares) para cada uno.

La noticia se dio a conocer en coincidencia con un acto que se realizó en la Universidad de Santiago de Chile (Usach), encabezado por el presidente Gabriel Boric.

En esa casa de estudios, el 11 de septiembre de 1973, se iba a realizar la exposición fotográfica denominada «Por la vida? ¡Siempre!», con la presencia del presidente derrocado ese día, Salvador Allende.

El golpe de Estado postergó 50 años la inauguración de la muestra.

Quién fue Víctor Jara

Militante del Partido Comunista, Jara, también director de teatro, profesor y escritor, fue detenido, torturado y asesinado de 44 balazos tras ser detenido en la Universidad Técnica del Estado, donde ejercía como profesor, días después del golpe de Estado de Pinochet en Chile.

Quiroga, por su parte, fue detenido el 11 de septiembre de 1973 cuando se fue a presentar voluntariamente al regimiento Blindado N° 2 y trasladado hasta el Estadio Nacional dos días más tarde.

Tenía 33 años y su cuerpo fue encontrado en las cercanías del Cementerio Metropolitano, junto a otras cuatro personas, entre ellas Jara.




Un cartel de Víctor Jara, músico asesinado por la dictadura chilena, cuando se hicieron sus funerales en 2009. Foto Claudio Santana / AFP

Durante la dictadura de Pinochet más de 28.000 personas fueron torturadas, 3.227 fueron asesinadas y unas 200.000 fueron obligadas al exilio, según cifras oficiales.

Autor de temas como «Te recuerdo Amanda», «El derecho de vivir en paz» o «Manifiesto», Víctor Jara es considerado un símbolo de la Nueva Canción Chilena, un movimiento musical y social que se desarrolló en los años 1960 hasta el comienzo de la década de 1970.

«Se le aplicaron torturas físicas, siendo los golpes más severos aquellos que recibió en la región de su rostro y en sus manos», reseña la investigación del juez Miguel Vázquez.

Su cuerpo fue hallado en un terreno baldío cerca del Cementerio Metropolitano de Santiago el 16 de septiembre de 1973, junto a otros cuatro prisioneros políticos, entre ellos, Quiroga.

En diciembre de 2009, 36 años después de su muerte y del entierro secreto de sus restos por parte de agentes de la dictadura pinochetista, la justicia chilena ordenó la exhumación de sus restos, lo cual permitió que el cantante fuera enterrado en una ceremonia oficial en la que participó la entonces presidenta de Chile, Michelle Bachelet.

DS

Mirá también