EE.UU. acusa al gobierno indio de querer matar en Nueva York como activista del sij

Bajo la diplomacia de los mantos aparece el lenguaje de las armas. El Gobierno indio, con el que el Primer Ministro Narendra Modi estuvo sentado con todos los honores en la Casa Blanca, en el pasado reciente, entregó en Nueva York un cheque a un líder separatista sij, residente en la ciudad, después de haber reivindicado la creación de un estado soberano. Esto es lo que le informó el Departamento de Justicia.

La acusación sobre el fallido intento de asesinato revela dos cargos contra el hombre de nacionalidad india que recibió el contrato de un sicario para quitarle la vida a Gurpatwant Singh Pannun. El gobierno de Modi lo considera un terrorista. El plan, según funcionarios fiscales federales, lo golpeó con un agente de inteligencia indio, que no se identificó y se refirió a CC-1, que también estaba atado por el culo canadiense de un líder separatista.

Este aspecto complica las relaciones entre India y Estados Unidos y pesa sobre los parábolas oficiales. Biden dio explicaciones a Modi durante la reunión del G20 el pasado mes de septiembre en Nueva Delhi. Por estos mismos días, el secretario de Estado Antony Blinken también conoció el supuesto cuando se reunió con su homólogo indio en Washington, además de los días en los que se celebró la Asamblea General de la ONU.

Nikhil Gupta, de 52 años, fue detenido en la República Checa el 30 de junio tras ser acusado de contratar a un sicario, informó la Fiscalía del Distrito de Nueva York. Los dos países mantienen procedimientos de extradición si no han aclarado cuándo será trasladado el prisionero a Estados Unidos.

También según esta versión, Gupta está acusado de buscar a un pistolero para atacar al líder separatista. El funcionario de inteligencia indio le dijo que tenía otro objetivo en California. “Mantengamos a mucha gente en el punto de mira”, le aseguró.

La hoja de cargos también incluye una foto de un rollo de billetes de 100 dólares que se pagó como bonificación por el trabajo. El precio final fue de 100.000 dólares. Gupta pensó que se había puesto en contacto con un narcotraficante internacional que le ayudaría a reclutar al sicario para realizar el envío. Sin embargo, resultó que esa persona era una fuente de información en el gobierno estadounidense, indicó la DEA, la agencia federal antinarcóticos.

Cuando Dios se enteró de este caso, la afirmación tuvo eco a través de los canales gubernamentales. El burro en Canadá, el pasado del joven líder Hardeep Sing Nijjar, atribuido al primer ministro del gobierno indio, Justin Trudeadu, y supone una interferencia en la agenda política exterior de Biden.

Aunque la inteligencia estadounidense ha tenido éxito con las tesis de Trudeau y ante la creciente preocupación por la evolución de la democracia en la India, el presidente del estado ha seguido cortejando a Modi como contrapeso a las influencias de China y Rusia, y se produce. atención en materia de defensa y comercio.

Pero el argumento de que el gobierno indio movió sus hilos para acabar con algunos de sus críticos en Canadá y hacerlo en Estados Unidos es algo que me da una idea de confiabilidad como aliado de ese país.

“La dedicación de las fuerzas de seguridad y de los funcionarios fiscales frustró y borró un complot para ayudar a un ciudadano estatal en territorio estatal”, recordó el funcionario fiscal Matthew G. Olsen en un comunicado. “En el Departamento de Justicia usaremos implacablemente toda nuestra autoridad para exigir la presentación de casos por conspiraciones letales provenientes del exterior”, agregó.

El espía indio no identificado en la documentación se puso en contacto con Gupta para gestionarle asilo tras la acusación. Esto recurrió a la promoción de Gupta de que esto ayudaría a retirar los cargos de un caso judicial pendiente en la India.

Una vez que Gupta contactó a una persona que realmente cooperó con la DEA, un agente atónito pasó junto al pistolero. El funcionario indio proporcionó a Gupta información sobre la víctima, incluidos sus números de teléfono, dirección en Nueva York y su rutina diaria.

“Gupta ordenó al pistolero que realizara el trabajo lo antes posible, pero también le ordenó específicamente que no se presentara ante la visita del burro de alto nivel”, en referencia al viaje del presidente indio a Washington, según se desprende de la documentación.

Al igual que su amigo Nijjar, residente en la provincia canadiense de Columbia Británica, Gurpatwant Singh Pannun “es un crítico elocuente del gobierno indio”, se dedicó a las finanzas y dirigió una organización en EE.UU. que domina la sección de Punjab, una zona donde hay una gran población de sijs. El funcionario que reclutó a Gupta le dijo que la muerte de Nijjar había sido fingida.

«La víctima (Pannun) denunció públicamente la secesión de Punjab y el establecimiento del estado en el que se encontraban los soberanos llamados Jalistán y el gobierno había prohibido la organización de la víctima en la India», afirmó la fiscalía.

La Casa Blanca ya la conoces hace años en julio. «Como sabemos, queremos esta información de manera muy seria y tenemos conversaciones directas con el gobierno indio al más alto nivel para transmitir nuestras preocupaciones», informó en un comunicado el Consejo de Seguridad Nacional del ejecutivo de Biden.

El propio Jack Sullivan, asesor de seguridad nacional, pidió a la India que investigara el asunto y llegara al final, además dio garantías de que una situación como esta no se repetiría. Y entendí que esto podría dañar permanentemente la confianza entre los dos países. Biden pidió al director de la CIA viajar a ese país y le dijo a su homólogo que Estados Unidos no tolerará esas actividades y asumirá la responsabilidad en la India.

You may also like...