El Barça ya sabe lo que va a sufrir este año: 26-26 en Irún

El nuevo Barça 2023-24 evitó el descalabro de la primera derrota en la Liga Asobal en Irún en un trepidante final, en el que levantó 4 goles en 12 minutos para acabar empatando (26-26). Los azulgrana perdían por 25-21 a los 48 minutos, reaccionaron con corazón para asestar un 0-4 y empatar el duelo, pero acabó salvando el cuello con una parada a falta de 4 segundos de Gonzalo Pérez de Vargas, el portero al que el club no ha sabido retener.

El conjunto blaugrana, que disputaba su segundo partido de Liga (en el primero arrasó al Anaitasuna, 45-26, correspondiente a la jornada 9, adelantado) no cedía un punto en la Liga Asobal desde hacía 33 partidos; su último empate fue el 32-32 en casa del Antequera el 14 de mayo del 2022, con la Liga ya ganada. Desde entonces todo habían sido victorias.

33 partidos de racha

El Barça no cedía un empate en la Liga Asobal desde el 32-32 de Antequera al término de la temporada 2021-22, hace 33 partidos

El conjunto de Carlos Ortega, visiblemente debilitado por la política del club de aligerar la masa salarial (se fueron Ludo Fàbregas, el mejor pivote del mundo, y el central Luka Cindric) y por la desafortunada lesión de Domen Makuc, fue conocedor de lo que va a sufrir este año ante rivales de cierto nivel. El Bidasoa de Jacobo Cuétara le apretó las tuercas y lo tuvo casi todo el partido contra las cuerdas (16-13 al descanso).

En un pésimo partido, sin su habitual muro defensivo del 6:0 por la ausencia gigantesca de Fàbregas, y sin acierto en ataque, con la única manija de Pol Valera (relevado por Mem o por Richardson), el Barça empezó a verlo muy negro con el 25-21 de Gorka Nieto. Un -4 que encendía las alarmas.

Pidió tiempo muerto Carlos Ortega y la respuesta del equipo fue soberbia, de pundonor y coraje: goles de Frade, Wanne, Mem y Frade para poner el empate a 25, intercalados los tantos con tres soberbias paradas de Pérez de Vargas -una de ellas, un penalti-.

El excapitán, arrebatado el brazalete por Ortega por no renovar y anunciar su próxima marcha al Kiel, respondió con profesionalidad, demostrando que el Barça dejará ir a uno de los mejores porteros del mundo por no querer mejorarle el sueldo.

El mejor

Pérez de Vargas resultó providencial con tres paradas decisivas para evitar la primera derrota

El desenlace fue de infarto. Con 25-25 a falta de 4 minutos, Mem falló para ponerse por delante, Gorka Nieto puso el 26-25 y Langaro replicaba con el empate a 26 a falta de 1m13s. En el siguiente ataque, Gonzalo Pérez de Vargas volvió a estar pletórico al detener el lanzamiento del Bidasoa, y con 4 segundos, tras un tiempo muerto de Ortega, sirvió un pase largo buscando a Mem. El francés lanzó desde 11 metros, entró la bola la portería, pero fuera de tiempo. De poder encajar la primera derrota a quedarse sin la victoria. Un empate que es un serio aviso.