el ejército israelí espera la orden para invadir Gaza y hay temores de que Irán entre en la guerra

El ejército israelí comunicó que espera la orden política para invadir Gaza mientras se teme que la situación se desmadre e Irán entre abiertamente en esta guerra, considerada ya como la más grave del último medio siglo.

Hay en marcha esfuerzos internacionales considerables para intentar poner límites a la crisis y evitar una escalada de proporciones imprevisibles. El canciller norteamericano Antony Blinken, quien imprevistamente viajó a Arabia Saudita por segunda vez en 24 horas, está regresando, también fuera de agenda, a Israel, para urgentes negociaciones con el gobierno del cuestionado primer ministro Benjamín Netanyahu.

El trasfondo es realmente endiablado. El asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, Jake Sullivan, afirmó que Estados Unidos teme ciertamente que el conflicto escale con un “involucramiento directo de irán. No podemos descartar que Irán decida involucrarse directamente de alguna manera. Tenemos que prepararnos para cualquier eventualidad».

«Es un riesgo, y es un riesgo del que somos conscientes desde el comienzo» del conflicto, añadió el más influyente asesor de Joe Biden. «Es por eso que el presidente actuó tan rápida y decisivamente para trasladar un portaaviones al Mediterráneo oriental, para llevar aviones al Golfo, porque envió un mensaje muy claro a cualquier estado o entidad que intente aprovechar esta situación», sostuvo.

Un dato en el sentido del desmadre de la crisis se generó en la frontera norte con Líbano donde Hezbollah disparó obuses antitanque en una de las acciones más virulenta de los últimos días que tuvo una respuesta de la artillería israelí.

El canciller norteamericano, Antony Blinken regresa con urgencia a Israel. Foto AFP

Esa organización que es un partido político con un poderoso brazo militar, está alineada con Irán, precisamente. En el fuego cruzado más intenso entre ambos bandos en días, Israel dijo que el grupo atacó puestos militares israelíes cerca de la frontera en tres ocasiones diferentes a lo largo de este domingo.

La milicia más poderosa de Medio Oriente admitió que disparó misiles guiados y utilizó proyectiles y munición real en sus ataques, que incluyeron una base militar. Fueron al menos nueves proyectiles hacia Israel, cinco de los cuales fueron interceptados, informó el mando militar israelí.

Amenazas de Teherán

Hace pocas horas el ministro iraní de Relaciones Exteriores iraní, Hosein Amir Abdolahian, declaró en Qatar que el conflicto podría extenderse efectivamente por la región si Israel continúa con los ataques en Gaza. El funcionario afirmó que “nadie puede garantizar el control de la situación y que el conflicto no se expanda”.

Un dato de por dónde van los intereses políticos de la potencia persa se verificó en la noche del sábado cuando se reunió en Doha con el jefe del Buró político del movimiento terrorista Hamas, Ismail Haniya, Fue el primer encuentro público del líder de la organización fundamentalista de Gaza con un alto cargo gubernamental tras el ataque sorpresa en Israel hace una semana.

Las señales fueron muy evidentes: Abdolahian felicitó a Haniya por “las victorias palestinas” y calificó el ataque contra Israel de sin precedentes. “El apoyo a la causa Palestina es un deber religioso, humanitario y moral”, aseguró el ministro. .

Ya antes Irán había enviado un mensaje a Israel a través del enviado de la ONU a Medio Oriente explicando que no quiere una mayor escalada en la guerra entre Hamas e Israel, pero que tendrá que intervenir si la operación israelí en Gaza continúa. No se aclaró el alcance de esa señalización.

Aunque carecen de relaciones diplomáticas, trascendió que hubo canales de comunicación entre Washington y Teherán en los cuales se abordó con dureza la crisis con advertencias a Teherán contra la incentivación del conflicto hacia una guerra regional.

Según los analistas el régimen iraní, entre otros de la región, acicatea esta guerra para hacer en extremo embarazoso para cualquier país árabe un acercamiento con Israel como el que ha estado en proceso con Arabia Saudita. Al mismo tiempo, aprovechar la situación para disolver las enormes protestas que ha venido experimentado Irán de una población exhausta y que ha puesto en serio peligro la continuidad del régimen de los ayatollahs.

Amir Abdolahian, canciller de Irán. Teherán. Foto New York TimesAmir Abdolahian, canciller de Irán. Teherán. Foto New York Times

Desesperación en Gaza

Entretanto en Gaza Israel no ha cesado en ningún momento los ataques con bombardeos y artillería mientras reclama el retiro total del millón de habitantes del norte del territorio, la región donde se supone que se encuentran los principales cuarteles subterráneos de la banda terrorista que ejecutó el fin de semana el asalto sobre el sur de Israel, asesinando a cientos de personas y secuestrando a unos 150 civiles.

Desde entones suman ya casi 5.000 los muertos de cada lado, el saldo más sangriento desde la guerra del Yom Kipur hace 50 años que fue librada por Israel contra Siria y Egipto. En Israel hubo hasta ahora 1.400 víctimas fatales y 3.500 heridos. Entre los muertos hay al menos 286 soldados, mientras que continúan los esfuerzos por identificar cientos de cadáveres más.

Por otro lado, el ministerio de Sanidad palestino, estableció en 2.329 personas los fallecidos en la Franja y 9.000 los heridos. A estas cifras se agregan unos 1.200 muertos entre los milicianos de Hamas caídos combatiendo con las fuerzas de seguridad en territorio israelí durante los enfrentamientos armados que se prolongaron hasta el martes.

 Personas son vistas entre los escombros de un edificio tras un ataque aéreo israelí, en  la Franja de Gaza. Foto Xinhua Personas son vistas entre los escombros de un edificio tras un ataque aéreo israelí, en la Franja de Gaza. Foto Xinhua

La Franja esta sitiada totalmente, con todos sus servicios anulados, incluyendo combustibles y electricidad. Hay reporte se gente desesperada intentando conseguir agua y alimentos. La crisis humanitaria que provoca ese escenario ha involucrado al propio presidente de EE.UU. que conversó con su colega palestino, Mahmud Abbas, para garantizarle asistencia para los civiles inocentes. No se indicó cómo se dará ese auxilio.

En el trasfondo la situación está mostrando aspectos aún más complejos por una grieta de venganza que crece de modo furibundo en el territorio palestino ocupado de Cisjordania. Ha habido ahí ataques de grupos ultraortodoxos de los asentamientos de colones contrar los residentes palestinos, en varios casos con disparos y asesinatos.

Ese escenario se produce además con constataciones de acciones de irresponsabilidad evidente de parte de un sector del funcionariado de Israel. Informes en la prensa israelí consignaron que el ministro de Seguridad Nacional, un extremista de ultra derecha, Itamar Ben-Gvir, ordenó que se distribuyeran 10.000 rifles de asalto entre los asentamientos y ciudades de Cisjordania con poblaciones mixtas israelíes y palestinas, incluidos 4.000 que se entregaron prácticamente de inmediato.

Es una mecha que se ha encendido donde la furia de los colonos y la sed de venganza no deja de crecer sin distinguir que Hamas no representa a los palestinos de esos territorios y en general a ese pueblo.

Jerusalén. Enviado especial