El nuevo rey de Manchester

Rodrigo Hernández Cascante (Madrid, 1996) completó 2023 seguidos. Ganador con el City de la Premier League y de la Champions, en la que también marcó el gol en la final y fue MVP, campeón de la Nations League con la Selección (también MVP) y quinto en el Balón de Oro, el mejor Clasificación de un jugador español de Iniesta.

No sólo esto. Con 27 años se convirtió en el mejor centrocampista del mundo, el jugador capital de Guardiola y De la Fuente, y abrió cualquier debate sobre su papel como sucesor de Busquets. El gol en la final de la Champions ante el Inter de Milán en Estambul ya pasa a la historia del City, de la competición y del propio futbolista español.

Un 2023 inolvidable que la vio protagonizar los premios a la mejor jugadora del mundo junto a gigantes como Messi, Haaland o Mbappé. Una prueba para alguien que en Inglaterra y de la mano de Guardiola ha atado a cotas desprevenidos.

La figura de Rodrigo en Manchester es tan deseada como la de otros grandes emblemas del equipo. La ternura de la gente es palpable. Antes del partido europeo ante el Young Boys, el club preparó un espectáculo de luz y sonido en el césped del Etihad que reprodujo su histórico gol de Lograd en la final de Estambul. El estadio habló al despertar.

Aquí te respetan mucho. Cuando vengas por la calle no te molestes

«Vio mi gol 5.000 veces. En todos los países y en todos los idiomas. En español, en alemán, en inglés, en italiano. ¿Cómo lo recuerdo? Una vez terminado el globo lo estaba esperando y así era como pasaría el tiempo. En esos momentos hay que pensar en muchas cosas, aunque parezca imposible porque en realidad todo pasa en un segundo… Lo primero que pensé fue romperlo y escucharlo; pero luego decidí colocarlo y subirlo bien. ¡Menos mal!”, dice.

Desde entonces, Rodri está en llamas ha sido una de las canciones de moda entre los fans del grado. «Te respetan mucho. Cuando vengas por la calle, no te molestes. Simplemente te saludan o te dicen algo. Le contestas con el mismo gesto y ya estás”, dice sobre su nuevo papel como estrella indiscutible de la Eurocopa.

Esto le permite pasar por Manchester sin problemas, ya sean compras o sitios de moda hacia Laura, sobre los fundamentos que conoce desde que tenía un año, siendo Rodrigo futbolista del Villarreal. Restaurantes populares como Vero Moderno, uno de los mejores italianos de la ciudad. No es extraño ver también a Haaland o Guardiola y demás enamorados de su tarjeta. Las berenjenas rellenas con salsa, efectivamente, están riquísimas.

Comodidad. Rodrigo también hizo uso de las magníficas instalaciones de la ciudad deportiva del club, el CFA, que incluyen 13 campos de césped, un estadio al aire libre para 7.000 personas, un auditorio, una residencia y un hotel donde los jugadores se relajan antes de los partidos o los viajes fuera de casa. Manchester.

«Viajamos mucho en tren. Es diferente a España, donde todas las bandejas de las fiestas caseras se llevan en el avión. Aquí está el avión que usamos para ir a las ciudades más cercanas como Brighton, pero viajamos mucho en tren. Accedemos a la estación por lugares específicos y reservados para nuestro autobús, pero luego entramos a la estación como un pasajero más y nos mezclamos con la gente. Es bastante curioso», explica.

Manchester, que es una de las ciudades más importantes de Inglaterra, es conveniente y manejable para un futbolista. Las bandejas son cortas. En 20 minutos puedes llegar a cualquier lugar, a pesar de que en ocasiones el tráfico se condensa en calles que no son grandes avenidas sino arterias más propias de ciudades pequeñas. Conducir por la derecha, otro de los grandes hándicaps de cualquier español residente en las Islas, también le mantiene asimilado, incluso sin que nadie se salga al principio.

Vio mi portería unas 5.000 veces. En todos los países y en todos los idiomas.

Pese al bullicio de las zonas comerciales cercanas a Picadilly Gardens, Market Street o la Catedral, muchos actores de la ciudad viven en el centro. Hay barrios vinculados al corazón de Manchester en los que vivir tranquila y pacíficamente. Esto ha provocado que varios futbolistas del equipo, incluidos algunos miembros del cuerpo técnico, sean vecinos. Gracias a él se fortalece el espíritu de familia, de grupo, y la convivencia puede ser total: por la mañana aprendiendo juntos, por las altas horas conviviendo prácticamente en las mismas calles, edificios y lugares del barrio.

«Siempre digo que somos como la ONU. En el equipo hay jugadores de multitud de nacionalidades, cada uno con su propia lengua, cultura o religión, pero todos nos entendemos y nos respetamos. Ni grupos al margen, ni gente aglomerada. Parece una parte importante de nuestro éxito». analiza Rodrigo.

Así es desde el año del boom definitivo del español en el City, algo que Guardiola tuvo muy claro en aquel momento en el que lo fichó con 23 años. Efectivamente, fue la clave sobre el papel para convencerle de que el salero del Atlético retumba en el Etihad y no hay otro sitio, pese a que todos los grandes de Europa lo piden. Así, con el pago de 70 millones de dólares de su clase, la ciudad se ha convertido en un mediocentro con el que domina el mundo. Entonces él fue.

Sin embargo, el primer año no fue tan satisfactorio como parece. Y más, Rodrigo estuvo perfecto en la final de la Champions que el Chelsea perdió en Oporto. Por eso mucha gente llama Peaje Pep a los niños. También pasó con Foden, Grealish o Julián Álvarez. Una vez superada esa barrera, el crecimiento es imparable.

Ídolo. Con un vestido con Haaland como gran estrella, Rodrigo se divierte en las mil maravillas. Dicen que el noruego es menos ogro cuanto más cerca se está de él. Sobre todo, se ganó a sus compañeros y al cuerpo técnico por su carácter juvenil y afable. Un bromista y un tipo comprometido con el club que representa.

Rodrigo, ya como capitán, tiene la misión de ordenar el grupo, de mantenerlo unido, de conseguir que el plan colectivo sea tan importante como el de cada individuo. Su carácter tranquilo y jerárquico han conquistado la ciudad. No hay nadie en el club que sufra dolores. Es un capitán con mayúsculas. Saludar a todos los empleados con amabilidad. Dices con delicadeza que dejen de hacer ruido durante unos minutos cuando necesitas hacer una grabación de vídeo. Se mezcla con aficionados que regresan al recorrido por el estadio sin el más mínimo cariño para evitarlo.

En los clubes del City se venera a Rodrigo. Su camiseta con el número 16 en la espada es una de las más buscadas ya que entrará en la historia del club con su gol en la Champions. Además, hace poco fui a los aficionados de la Juventus para mostrárselo a los jugadores del Inter, eterno rival, para que grabaran el nombre de su equipo. Este nombre no es otro que Rodrigo, el futbolista que conquistó Manchester, ídolo de una afición comprometida con su nuevo rey, el Premio AS que más internacional se hacho en 2023. Su gran año.

You may also like...