El presidente de Honduras en el banquillo de los acusados ​​de narcotráfico en Nueva York

Tras numerosos aplazamientos, el expresidente de Honduras Juan Orlando Hernández Empecé a tocar este Marte en Nueva York, acusado de ayudar a introducir toneladas de cocaína a Estados Unidos durante casi dos décadas.

El jugo, que durará entre dos y tres semanas después del partido de Kevin Castel, se ocupa de la selección de los 12 miembros del jurado y 6 suplentes de un total de 40 preseleccionados, la mitad de los que han manifestado problemas para ser todo el tiempo del jugo, vio la AFP.

El expresidente, conocido en Honduras como JOH, se presentó al público admirado por sus abogados y vestido con traje y corbata. Al principio parecía nervioso y se frotaba las manos todo el tiempo. El abogado Raymond Colón le pidió que se calmara.

Hernández hoy debe decidir si pasará por el proceso de declararse.

Extraditado a Nueva York en abril de 2022El exagente, de 55 años, está acusado de participar y proteger a una pelirroja que envió más de 500 toneladas de cocaína a Estados Unidos entre 2004 y 2022.

Un cambio, recibir «millones de dólares» de tarjetas de drogas, entre ellos el narcotraficante mexicano Joaquín «Chapo» Guzmán, condenado a cadena perpetua en Estados Unidos, según la fiscalía de Nueva York.

De ser culpable de tres delitos que se le imputan al impuesto -tráfico de drogas, tráfico y tenencia de armas- podría ser condenado a pena perpetuaal igual que su hermano Tony Hernández y su colaborador Geovanny Fuentes, participaron en la misma roja.

Protesta contra Hernández en Nueva York. Foto EFE

Ante el tribunal, un grupo de veinte mujeres hondureñas se presentó este martes para pedir tres penas perpetuas para el expresidente por cada uno de los cargos. «Aquí tienes tu narco presidente»coreano.

En defensa

En un artículo publicado en Lunes, el expresidente (2014-2022) reiteró que es «inocente» y «víctima de una situación».

«Soy inocente, soy víctima de un delito y una conspiración del crimen organizado y enemigos políticos”, dijo el exgobernador en la carta publicada en X roja por su esposa, Ana García.

En el mensaje dirigido al pueblo hondureño, que habría sufrido un accidente en el seno de la Corte Federal del Sur en Manhattan, Hernández definió las acusaciones como «injustas» y las «tormentas de ánimo construidas de manera novedosa a partir de la testimonio» de «narcotraficantes confesos», quienes negociaron con la Oficina de Impuestos del Distrito Sur de Nueva York para obtener «la reducción de sus sanciones».

Una reconstrucción de la primera sesión de jugo contra Hernández.  FotoAPUna reconstrucción de la primera sesión de jugo contra Hernández. FotoAP

Otros imputados, el exjefe policial Juan Carlos «Tigre» Bonilla y el expolicía Mauricio Hernández, quienes fueron juzgados por el expresidente, si es declarado culpable de tráfico de drogas.

Esta decisión, que puede requerir una reducción de la pena, puede ser más perjudicial que nunca para JOH quedó impresionado por los elogios de Washington por el trabajo de su gobierno en la lucha contra el narcotráfico.

Según los abogados del expresidente, Bonilla iba a declarar lo contrario.

En su defensa, Hernández afirma que durante su administración recibió el visto bueno del narcotráfico, cómo facilitó su extradición.

A última hora, el tribunal de Castel recurrió a denegar una petición de la defensa para que volviera a retirar el tribunal en un plazo de 90 o 180 días adjuntando una gran cantidad de material a tiempo para examinar las miles de páginas que ha presentado la factura fiscal.

De ellos, 2.200 del 13 de negro y que Están marcados como sensatos. y sólo podrá ser revisada por el imputado en presencia de un abogado especializado.

No es habitual ver a un expresidente juzgado en un tribunal estatal. Antes de ser condenado por la justicia estatal el nombre Antonio Manuel Noriega, en 1992, y el guatemalteco Alfonso Portillo, en 2014.

El año pasado, el exsecretario de Seguridad Nacional de México, Genaro García Luna, el funcionario mexicano de más alto rango se sienta en un banquillo en Estados Unidos. fue declarado culpable de tráfico de drogas, entre otras cargas. El anuncio de su sentencia se espera para el 24 de junio, que se retrasará en varias ocasiones.

Desde 2014, Honduras ha extraditado a 38 personas acusadas de narcotráfico a Estados Unidos, donde ya se encontraban los condenados de Tony Hernández y Geovanny Fuentes. Fabio Lobo, hijo del expresidente Porfirio Lobo (2010-2014), a 24 años de prisión, y el exdiputado Fredy Renán Nájera, a 30 años.