El programa electoral de los republicanos adopta la línea dura en materia de inmigración que desafía a Trump

Pese a haberse negado a celebrar la convención nacional de la próxima semana, que se celebrará en Milwaukee, el Partido Republicano de Estados Unidos ha dado los últimos retoques a su programa electoral, incluida la mayor expulsión de inmigrantes de la historia del país, en caso de que su El candidato Donald Trump acudió a las elecciones del 5 de noviembre. Temas blanqueadores como el derecho al aborto, una de las principales bases de los demócratas, o el matrimonio igualitario quedaron suspendidos en el programa corto, que pretende «recurrir al sentido común» a través de un agresivo programa legislativo destinado a acabar con la inmigración, la economía y otros Cuestiones, más importantes que las ideas, de la vida de Estados Unidos.

Dedicado a “los hombres y mujeres olvidados de Estados Unidos”, el documento, adoptado por el Comité de Plataforma del Comité Nacional Republicano (CNR), dice que debería haber pronunciado cualquier discurso de campaña de Trump y ofrece 20 promesas más que eslóganes de campaña. Los dos primeros puestos de la lista son, significativamente, “vender la frontera y detener la invasión de inmigrantes” y “llevar a cabo la operación de deportación más grande en la historia de Estados Unidos”, como el candidato ha prometido varias veces en sus ministros y también hacia ellos ante la prensa en los días del juicio penal por el Caso Stormy Daniels. El décimo punto del programa revive su obsesión migratoria y equilibra infundadamente la llegada de extranjeros con la delincuencia y el crimen organizado: “Detener la epidemia de delincuencia migrante, detener a los cárteles extranjeros de la droga, erradicar la violencia de las pandillas y procesar a los criminales violentos”.

La campaña de Trump ha reducido la plataforma del partido a este manual básico de campaña de 20 palabras, que no parece explícito (el punto tres, «detener la inflación y hacer que Estados Unidos vuelva a ser justo», está redactado de forma vaga como el resto) y calcular las prioridades de su campaña. Página web. Por ello, se ha distanciado claramente del polémico y más confuso –conceptualmente– Proyecto 2025, una idea ultraconservadora creada por think tanks republicanos como la Heritage Foundation que para muchos constituye la columna vertebral de la nueva revolución conservadora.

En un esfuerzo por atraer a los votantes indecisos y moderados, el programa menciona el aborto sólo una vez, en una declaración sobre la determinación del partido de proteger «la cuestión de la vida» que dice: «Nos opondremos al aborto tardío», es decir, a digamos, en lugares cercanos a las 16 semanas de gestación. En las pocas ocasiones que expresó su disconformidad a lo largo de la campaña, Trump se mostró partidario de permitir que Estados Unidos haga cumplir la regulación de denegación voluntaria de embarque. El programa ya no hace referencia al “matrimonio tradicional” entre un hombre y una mujer, al tiempo que defiende la plataforma republicana en las campañas de 2016 y 2020.

Las guerras culturales están más presentes en el documento, en paralelo a su presencia en las aulas: por ejemplo, en la promesa corporativa de limitar la financiación federal de las escuelas que enseñan la llamada teoría crítica de la raza, “ideología de género radical y otros contenidos raciales, sexuales o sexuales”. políticamente inapropiado para nuestros hijos” (párr. 16), así como mantener a “los hombres [trans] fuera del deporte femenino» (17).

El programa tiene todos los colores de la habitual afirmación nacionalista, «Estados Unidos en primera línea», de los ministros de Trump. El proteccionismo que el ex presidente y candidato republicano pretende imponer si se reaviva en noviembre, con nuevas consignas sobre el aumento de las importaciones, se manifiesta en proclamas como «hacer de Estados Unidos el productor de energía dominante en el mundo, y a diferencia de todos los demás !». ” y “detener la externalización [outsourcing] y convertir a Estados Unidos en una superpotencia productora, puntos cuatro y cinco de la agenda, respectivamente. La particular obsesión de Trump por los coches eléctricos —y la consiguiente pericia china—, que se manifestó improvisadamente en muchas ocasiones, también resultó agradable en el punto 15 del documento: “Cancelar el pedido [de la actual Administración demócrata para impulsar la producción] de vehículos eléctricos y cumplir con la costosa y gravosa legislación».