El sueño de todas

Después de años de hegemonía estadounidense, España e Inglaterra devolverán al Viejo Continente a lo más alto y disputarán la primera final europea en veinte años. El vencedor relevará a Alemania, que en 2003 se impuso a Suecia en la final, y añadirá su nombre a la corta lista de campeonas mundiales junto al de Estados Unidos (4), Alemania (2), Japón y Noruega. “Lo que nosotros queremos es ser los mejores del mundo y lo conseguiremos ganando la final”, aseveró Jorge Vilda en la previa.

Si esta final sirve para que las niñas sepan que es posible, eso también es historia”

Una final de un Mundial es el partido que toda futbolista desea jugar, aunque algunas, las más veteranas, nunca pudieron ni siquiera soñar con ello. “España ha sido siempre un país que ama el fútbol, pero las niñas hemos crecido pensando que este no era nuestro lugar. Siempre había obstáculos. Así que es importante que todas las niñas sepan que este espacio es nuestro, que podemos jugar finales del Mundial, que somos referentes. Eso también es historia”, dijo ayer Irene Paredes en un emotivo mensaje a las puertas de la final. Junto con Alexia Putellas y Jenni Hermoso son las tres únicas futbolistas que han disputado los tres Mundiales que ha jugado España y es muy consciente de lo que ha costado llegar hasta aquí. La central del FC Barcelona regresó a la selección después del conflicto con la Federación, aunque le costó la capitanía. Algo que asume con elegancia y ejerciendo siempre de líder en la sombra: “El tema de la capitanía está zanjado desde el principio. No soy capitana. Hay tres capitanas asignadas, es así, no hay que darle más vueltas”, dijo cuando fue preguntada sobre levantar el trofeo en Sydney.

El tema de la capitanía está zanjado desde el principio. No soy capitana”

Habrá más de 83 mil espectadores en las gradas del Stadium Australia, incluyendo a la reina Letizia y la infanta Sofía, el ministro de Deportes, Miquel Iceta, o el presidente de la Federación Española, Luis Rubiales, que ha acompañado al equipo durante todo el torneo. También han viajado más familiares de las jugadoras junto con algunas de las futbolistas incluidas en la prelista, pero que acabaron quedando fuera de las 23 convocadas. “Son parte muy importante de esta selección, de este equipo, son parte de él. Me hace ilusión que hayan podido venir. Son presente y futuro y a partir de septiembre el balón sigue rodando”, dijo Vilda. Necesitarán su apoyo en un estadio donde la mayoría apoyará a las lionesses. Y es que los británicos suponen un 33% de los 26 millones de habitantes que tiene Australia.