España vive el tercer peor año de la década en incendios forestales

Los incendios forestales han calcinado este año casi 64.000 hectáreas en España durante los siete primeros meses, lo que supone la tercera cifra más alta de la última década.

Según los datos provisionales proporcionados por las comunidades autónomas al Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, la superficie calcinada por el fuego entre el 1 de enero y el 30 de julio de este año ascendió a 63.802,52 hectáreas, cuando la media de la última década es de 61.242 hectáreas.

El pasado 2022 fue un año de récord

La cifra de estos primeros meses de 2023 se trata de la más alta del decenio, solo por detrás de los periodos de enero a julio de 2022 (162.706,72 hectáreas) y 2017 (72.177,73). En cambio, los mejores siguen siendo 2018 (11.494,04), 2016 (18.673,41) y 2013 (21.231,63).


Lee también

Agencias

Si bien las hectáreas calcinadas a mediados del años pasado ya hicieron saltar todas las alarmas, al finalizar el año se registró el 2022 como el peor año del siglo. Sin ir más lejos, de todas las hectáreas quemadas en Europa el pasado año, casi el 40% pertenecieron a España.

Las zonas más castigadas

El noroeste peninsular (Asturias, Cantabria, Galicia, País Vasco y las provincias de León y Zamora) concentró un 44,54% de los incendios y conatos forestales entre el 1 de enero y el 30 de julio, mientras que el resto de los siniestros se repartieron entre las comunidades interiores (concretamente, las provincias de las regiones no costeras, salvo León y Zamora), con un 32,09%; el Mediterráneo, con un 22,83%, y Canarias, con un 0,54%.

En cuanto a la superficie forestal arrasada por el fuego, el 62,66% pertenece al noroeste; un 24,23%, a las comunidades interiores; un 8,24%, al área mediterránea, y un 4,86%, a Canarias. En cambio, la mayor cantidad de superficie arbolada arrasada por el fuego se produjo en las comunidades interiores (40,79%), por delante del noroeste (29,71%), el área mediterránea (16,38%) y Canarias (13,11%).

Lee también