«Estaba haciendo un partido muy malo»

Explosión de júbilo en el barcelonismo con la remontada del equipo ante el Celta que se había adelantado 0-2. Diz minutos de tormenta culé sirvieron para anotar tres goles. Doblete de Lewandowski y el tercero de Cancelo. El lateral portugués fue el héroe del partido y el primer en comparecer ante los medios de comunicación pero se mostró muy autocrítico con su actuación y con la del equipo: «Estaba haciendo un partido muy malo, estaba teniendo muchos errores pero, al final, hay que estar concentrados y jugar hasta el final. Nos llevamos los tres puntos. Hay mucho que mejorar. Aunque se juegue mal, es importante ganar los tres puntos», empezó explicando.

El luso coincidió con el entrevistador en lo tarde que había despertado el equipo. «Sí. El Celta estaba muy cerrado atrás. Nos dificultaba el partido y tuvimos paciencia y los tres puntos es lo más importante», explicó antes de proseguir con su flagelación: «No sólo sufrió Xavi, nosotros también. Yo estaba con la cabeza perdida en el partido, muchos errores técnicos, no es normal en mi juego. Tengo que mejorar». Y le preguntaron por las peticiones de la afición, que ya reclama su fichaje (Cancelo está cedido esta temporada): «Si rindo, el club me querrá. Si no, me echará. Paso a paso. Partido a partido».

Más feliz se mostraba Xavi Hernández, que vio como los tres puntos se quedaban en casa y el Barça podía dormir por delante del Madrid a la espera de que los de Ancelotti jueguen este domingo ante el Atlético: «Ha sido una remontada brutal. Hemos jugado con fe, con coraje, aunque nos hemos desordenado a veces. La circulación no era la de los últimos partidos. Es una remontada de ganas de ganar. Cuando no se juega bien, hay que sacar estas cosas».

Fue muy intervencionista el entrenador del Barcelona. A excepción del cambio de Frenkie de Jong por Gavi, forzado por las molestias en el tobillo del neerlandés, el egarense agito al equipo y permutó posiciones con las sustituciones. «Hemos ido arriesgando más porque no nos quedaba otra. Al final hemos estado con dos centrales y el resto atacantes y nos ha salido muy bien», explicó para justificar los movimientos en el banquillo.

La entrada de Gavi, clave

Precisamente, la entrada de Gavi se considera clave en la remontada. «Gavi puede jugar en todas partes. En las tres o cuatro que usamos normalmente en el centro del campo. Hoy si tenemos que personalizar en alguien la remontada es en Gavi. El 0-2 en el 80 era un mazazo y normalmente esto el Barça no lo remontaba. Ganamos en fe y en coraje», apuntó Xavi, que este viernes amplió su contrato un año más, hasta 2025.

Por último, el egarense explicó los cambios y qué pretendía con la entrada de Raphinha: «La idea era que Raphinha y Lamine se podían cambiar de posición. Siempre tienen que estar las posiciones ocupadas, pero da igual que aparezca uno u otro. Debemos jugar mejor. Hoy no ha sido nuestro mejor partido».