«Frutas, semillas y agua» fue clave para mantener con vida a cuatro niños en la selva amazónica

(CNN)– Durante la semana que pasó conociendo a cuatro niños indígenas después de 40 días en la selva amazónica de Colombia, sus seguidores se dieron cuenta cuando la alcaldesa, Lesly Jacobombaire Mucutuy, de 13 años, tenía algo escondido entre los dientes.

“Descubrimos que tenía un par de semillas masticadas lentamente entre los labios y la mandíbula”, explicó Eliécer Muñoz, uno de los cuatro guardianes indígenas que establecieron el primer contacto con los niños.

Muñoz le dijo a CNN que las semillas provenían de una palma nativa del Amazonas llamada Oenocarpus Bataua, conocida coloquialmente como «milpesos» en Colombia.

Sus frutos son ricos en grasa y las tribus amazónicas los usan para hacer un aceite vegetal, pero las semillas de Leslie no estaban maduras cuando las encontraron, dijo Muñoz.

Eliecer Muñoz (centro), uno de los guardias indígenas que conoció a cuatro niños, habla durante una conferencia de prensa en Bogotá el 15 de junio de 2023. (Crédito: Daniel Muñoz/AFP/Getty Images)

«Las guardaba para que el calor de su boca abriera las semillas y pudiera dar de comer la pulpa a sus hermanos pequeños», dice Muñoz. «Así se presentan con vida».

Desde que se llevaron a los niños a casa, periodistas y expertos en supervivencia han intentado responder a esta pregunta: ¿Cómo sobrevivimos a cuatro niños -el menor de ellos un bebé- en el corazón de la selva amazónica durante tanto tiempo?

Se necesita un grupo de más de 130 comandos de fuerzas especiales y algunos de los guías indígenas más experimentados del país para conocerlo.

El bosque forestal en el que fueron encontrados es uno de los más remotos e inhóspitos de Colombia, donde abundan los animales rescatados como jaguares, anacondas o bichos venenosos, las lluvias pueden caer por más de 15 horas diarias y la visibilidad a veces se limita a las 10 metros debido a la extensa vegetación.

Lesly y sus hermanos fueron peligrosamente derribados cuando al final se encontraron con ellos. En más de un mes para los adultos, parece que se sobrevivieron a base de frutas silvestres y un kilo de mandioca harina, un alimento tradicional básico de la dieta amazónica rico en proteínas, que recuperaron del resto del accidente aéreo que sufrió el clima. dejado en el bosque.

Parte de la supervivencia de los niños se debe al conocimiento de la palma nativa, Oenocarpus Bataua. (Crédito: BrazilPhotos/Alamy Stock Photo)

También se topó con uno de los cientos de kits de supervivencia que el operativo de búsqueda y rescate ha elaborado en el bosque, que incluyen pequeñas raciones de comida, electrolitos y robots.

“Tenemos entendido que solo se utilizará uno de los botiquines del Ejército, para el resto solo frutas, semillas y agua”, dice Henry Guerrero, un anciano indígena que también formó parte del equipo que lo recibió.

Orgullo indígena

Solo con un profundo conocimiento del bosque y una notable resistencia personal logré sobrevivir más de un mes y mucho menos mantener la vida aun con otras tres personas.

Semanas atrás, la mayoría del público colombiano que seguía su historia no podía saber hasta qué punto Lesly y sus hermanos poseían esas habilidades. Pero sobre el tío abuelo, Fidencio Valencia, no desesperaba: «Ya conocemos la selva… son niños, ma esperamos que estén vivos y que tengan acceso al agua», declaró a la prensa el 19 de mayo.

Sus palabras fueron confirmadas.

Los niños no son transportados y recuperados públicamente en el Hospital Militar Central de Colombia, en Bogotá. Este jueves, un comunicado del hospital señala que los niños fueron afectados de inmediato por peligros, pero ellos también se consideran de alto riesgo por las enfermedades contagiosas que padecerán y la desnutrición severa.

Sus oros de supervivencia demuestran conocimiento botánico y una previsión impresionante.

Durante la búsqueda, los rescatadores se encuentran con frutos desechados como el avichure, una planta silvestre similar a la fruta de la pasión (también conocida como Juan soco) que los niños comieron mientras estaban solos en el bosque. También reunió miles de miles de dólares junto con sus mujeres, y las autoridades colombianas creían que Lesly había descubierto la fórmula de aviación destinada a alimentar a Cristin, durante 11 meses, durante uno o más días.

Los restos de la avióneta Cessna 206 que se estrelló en la selva de Caquetá, en Colombia y dejó muerta a la madre de los cuatro niños. (Crédito: Fuerzas Militares de Colombia/Reuters)

Cuando se reunían, los niños tenían botellas que usaban para recoger agua, venían de los arroyos o de la lluvia, que fue abundante durante el mes que duró la zarza.

El registro se siente como un momento de orgullo para la comunidad indígena de la Amazonía colombiana. «Gracias a estos niños le ganamos a la tecnología», comentó Guerrero en una reciente conferencia de prensa en Bogotá. «Gracias a los niños nos dimos cuenta de que nosotros, los indígenas, somos importas».

Aun así su supervivencia sigue siendo una maravilla, sin duda si se la facilita el conocimiento tradicional de la selva que adoptaron desde una edad extraordinariamente temprana, y aun Colombia desplegó su Ejército, fueron cuatro guías indígenas locales los primeros en avistar a los pequeños.

Lesly, en particular, es aclamada no solo por sobrevivir a la misma, sino también por asegurar que sus hermanos pequeños sobrevivieran a la pérdida de su madre en el accidente aéreo.

Cuando la conoció, una de las primeras frases que Tien Ranoque Mucutuy, de cuatro años, susurró a los rescatadores fue «mi madre murió», dijo Muñoz en CNN.

«Una de las tareas tradicionales de las mujeres indígenas es cuidar de sus hermanos como si oculta sus propios hijos. Una hermana mayor es básicamente una segunda madre, y creo que así fue educada Lesly», dice Nelly Kuiru, activista indígena de la Asentamiento Murui de La Chorrera.

Pero Kuiru cree que esa destreza va mucho más allá del conocimiento botánico: “El conocimiento ancestral, tradicional, no es solo donde Lesly aprenderá a cosechar frutas o algo así, hasta que haya algo mucho más profundo, una conexión espiritual con el bosque que rodiamos. «.

Padre de niños rescatados: Con truenos y relámpagos salimos de la selva 1:18

Cuando el padre de dos hijos, Manuel Ranoque, sabiendo que la avioneta que transportaba a su mujer y sus cuatro hijos había tomado el camino a San José del Guaviare, comenzó a ayudar a los antiguos y tradicionales sabios de su comunidad, como Guerrero y Muñoz. , quienes unieron sus fuerzas con el Ejército colombiano para localizar a los niños.

Los militares trajeron tecnología GPS, comunicaciones de radio avanzadas y realizaron más de cuatro horas de vuelo sobre el bosque.

Los indígenas buscadores murui instruyeron a los soldados a leer las huellas ya moverse por el bosque. Ancianos tradicionales como Guerrero intentaron establecer un vínculo espiritual con los niños usando plantas tradicionales como el tabaco, la coca y el yagé, la planta sagrada alucinógena también conocida como ayahuasca.

Al final, fue una mezcla de los dos mundos lo que salvó a los niños: Muñoz y su equipo los encontraron, casos muertos en brazos, en un área de despejada de árboles que habían inspeccionado en días anteriores. En pocas horas, los sacaron del bosque en un helicóptero militar Blackhawk.

Instruido por su madre

Magdalena Mucutuy era una mujer de la chagra -un espacio sagrado que funcionó a la vez como un huerto de recolección y escuela comunitaria de saberes tradicionales- que llevaba un menú a sus hijos en el bosque, según cuenta su esposo.

Allí probablemente aprendió las técnicas que le permitieron sobrevivir mientras liderara a los scatistas.

«Tradicionalmente, la crianza de los niños (indígenas) tiene un lugar en el entorno natural, en el bosque, sobre todo cuando son muy pequeños», dice Kuiru. Pero advertí que la familiaridad íntima con la naturaleza permitía revivir a Leslie y sus hermanos eran amados.

“Nuestras tradiciones están siendo contaminadas por la deforestación, por la presencia de actores externos [como los grupos criminales] y, en cierto modo, para la asimilación. No es solo una colonización física, como la cuerda que tenemos ahora, sino una colonización del conocimiento, y la nuestra está perdiendo”, dijo Kuiru a CNN.

En los últimos años, los indígenas han huido de la selva, ocupada en las zonas urbanas por la presencia de grupos criminales en el campo y la pérdida de oportunidades laborales y educativas, según un estudio de 2010 del Instituto Amazónico Colombiano de Investigaciones Científicas.

El propio Ranoque afirma que si me veo obligado a abandonar su asentamiento natal en Araracuara, Amazonas, se lo debo a las diversiones de los grupos guerrilleros. Recuerde que su mujer y sus hijos también sufrieron la invasión de los grupos armados cuando su fuerza aérea fue asesinada el 1 de mayo y mataron a Magdalena, el piloto y un líder indígena.

A Kuiru le gustaría que el estado colombiano apoye y proteja las formas de vida y el conocimiento indígena, al mismo tiempo que ofrece oportunidades para incorporarlos a la economía general. En educación, esto podría significar permitir que los niños pasen solo una parte del día en las escuelas públicas y luego ir a las chagras para recibir una educación tradicional, dice. O podría significar apoyar el espíritu emprendedor local para crear empleos en la región y animar a los jóvenes a quedarse en el Amazonas.

Ciertamente, así como cuatro niños se salvaron gracias a una mezcla de tradición y modernidad, sólo dos partidos pueden dibujar un verdadero desarrollo en la región.

“No debemos temer a la modernización, pero debemos volver a nuestras raíces, a quienes nos definimos y diferenciamos como indígenas amazónicos. Sí, no, dormiremos vacíos, como huevos sin relleno”, afirmó.