Guerra fría 2.0 (y cómo evitarla), por Jaime Malet

El mundo parece encaminado hacia una nueva partición en dos bloques, como en la guerra fría. En un lado, nos encontramos las democracias liberales con Estado de derecho, separación de poderes y libre mercado. Aunque representamos el 60% del PIB mundial, constituimos solo el 15% de la población. Entre los integrantes afortunados de este grupo se incluyen los países de la UE, el Reino Unido, Japón, Corea del Sur, Australia y Canadá. Desde 1945, EE.UU. ha liderado este bloque gracias a su primacía tecnológica, cultural y militar.


 

Brian Snyder/ Reuters

En el otro extremo, forjan alianzas países que representan alrededor del 55% de la población, pero solo el 30% del PIB mundial. El grupo incluye a los cinco Brics (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), que el próximo año sumarán a Irán, Arabia Saudí, Argentina, Emiratos y Etiopía. A diferencia de los países de la URSS durante la guerra fría, este bloque no comparte un mismo sistema político y está marcado por enormes distancias geográficas, culturales y religiosas. Su principal vínculo común, con matices, es un sentimiento de revancha contra Occidente. Aunque los objetivos de estos países distan de ser homogéneos, parte de su estrategia se maneja discretamente desde Pekín y, en algunos aspectos, desde Moscú.

Con la guerra en Palestina, Hamas ha inflamado las tensiones del mundo árabe

En la guerra fría el objetivo de ambos bloques era ampliar su esfera de influencia mediante la ofensiva ideológica, el comercio, la tecnología, la disuasión nuclear y, en ocasiones, el conflicto armado. En esta nueva versión del bloque antioccidental vemos patrones similares. China ha expandido su influencia durante años en países con recursos naturales en África, Asia y América Latina a través de políticas comerciales dirigidas desde el Estado, y ha reforzado ahora esta estrategia con un considerable gasto militar que amenaza la estabilidad en el mar de China. Por su pate, Rusia basa su influencia en su capacidad bélica, como se está viendo en Ucrania, Siria y Armenia, así como en sus campañas de desinformación en las democracias occidentales.

A diferencia de la época soviética, este bloque no intenta imponer una ideología. Después del colapso del comunismo y sus miserias, la mayoría de estos países, muchos de ellos autocracias, han construido sus sociedades en torno a un fuerte sentimiento nacionalista de exaltación patriótica difícilmente exportable. Aunque esta nueva separación de los bloques no será tan nítida como antes debido a la profunda interconexión económica global, el mundo avanza hacia un camino incierto.

Una vía de evitar una nueva guerra fría podría radicar en romper la dinámica de bloques. En Oriente Medio esa estrategia incluye los acuerdos de Abraham (de Israel con Emiratos, Marruecos y Bahréin) y, sobre todo, el acuerdo entre Israel y Arabia Saudí que debería firmarse en los próximos meses.


Lee también

Jaime Malet

FILE - A general views shows the King Abdullah Sports City stadium, in Jiddah, Saudi Arabia, Saturday, Jan. 11, 2020. Saudi Arabia will host the men’s tennis tour’s Next Gen ATP Finals in Jedda through 2027 under an agreement announced Thursday, Aug. 24, 2023, the latest foray into sports by the kingdom. The end-of-season tournament for the ATP’s leading 21-and-under players will be held this year at the King Abdullah Sports City on an indoor hard court from Nov. 28 to Dec. 2. (AP Photo/Hassan Ammar, File)

Con la guerra en Palestina, Hamas ha inflamado las tensiones del mundo árabe ahondando la división. Sus posibles beneficiarios son Irán y Rusia. El primero porque predispone a los países árabes en contra de Israel y así dificulta el acuerdo con Arabia Saudí, su gran rival. Rusia consigue que EE.UU. tenga que centrarse en un nuevo foco bélico más allá de Ucrania.

En este contexto, preservar la paz y los logros occidentales desde la Ilustración, incluyendo la libertad individual, exige un enfoque muy realista y una estrategia compartida. Occidente debe promover sin complejos reglas que aseguren un futuro, en el que la búsqueda del entendimiento prevalezca siempre sobre el conflicto.


Lee también

Jaime Malet

Nueva York (Estados Unidos), 16/03/2023.- Una pantalla muestra información sobre el precio de las acciones de Credit Suisse en la Bolsa de Valores de Nueva York en Nueva York, EE.UU., este jueves. Las acciones de Credit Suisse fueron el 16 de marzo cuando los inversores reaccionaron a la noticia de que el banco central de Suiza iba a prestar dinero al banco.EFE/JUSTIN LANE