«Han sido superiores, hemos cometido muchos errores. Soy el entrenador y me responsabilizo de la derrota»

Jorge Vilda compareció triste, desorientado ante el planteamiento de Japón, y fue claro ante la derrota que España ha encajado en este último partido de la fase de grupos del Grupo C del Mundial de Australia y Nueva Zelanda: «Han sido superiores, hemos cometido errores. Y no solo defensivos, no hemos llegado con claridad. El primer chut ha sido en el minuto 38. Esta era una prueba complicada; el rival más difícil del grupo. Han tenido mucha efectividad: cuatro veces, cuatro golpes. Yo soy el entrenador y me responsabilizo de esta derrota».

Habían estudiado a Japón, pero Japón ha sabido estudiarlos mejor. De ahí la abultada derrota y la falta de reacción posterior: «Me ha sorprendido que no hicieran presión. Y no hemos estado decididos ni coordinados para atacar. Y con los goles el equipo ha ido estando más espeso y no encontrando portería contraria. Se ha hecho un uro demasiado grande. Era algo esperado. Lo tenemos que revertir».

Ha habido muchos fallos, aunque se han completado más de 400 pases, que el entrenador definió como «demasiado horizontales e inertes». Además, señaló que se falló en las vigilancias, los duelos, las segundas jugadas… «Se nos han anticipado en muchas ocasiones. Podríamos haber conectado y creído. Pero la inseguridad ante la pérdida con un balón largo nos estaba haciendo mucho daño. Un poco todo, no solo la parte ofensiva o defensiva».

«La sensación no ha sido buena en ningún momento. Cuando veíamos que no llegábamos, el cuarto ha sido duro. Intentó la reacción con extremos más abiertos para los centros, con Alba para encontrar algo más, pero las japonesas llegaban antes, tenían ayudas defensivas y nos han cerrado muy bien los espacios. La intención que teníamos con los cambios no ha llegado», admitió el seleccionador.

Una parte que ha destacado ha sido la parte mental: «Escuecen mucho estas derrotas, es la mayor que hemos tenido desde que yo estoy en el cargo. Ha sido un muro muy grande estos tres goles de la primera parte y ellas han entrado mejor al partido. Nos servirá si no para aprender, para reaccionar».

Porque Vilda sí espera esa reacción y que sabe que hay posibilidades en este vestuario: «Tienen muchísima rabia, son unos octavos y van a estar muy conectadas. La rabia la transformará en ganas de competir y es lo que necesitamos ante Suiza. No dudo de mis jugadoras. Se levanta con profesionalidad, con orgullo, con amor a este deporte y amor a nuestro país. Motivos más que suficientes para dejarnos la piel en los octavos contra Suiza».