La factura del agua sufrirá un 11,5% en Barcelona y hasta un 15% en el resto del área metropolitana

La factura del agua sufrirá un porcentaje igual al 11,5% y al 15% en Barcelona y su área metropolitana, debido al incremento del coste eléctrico derivado de la secuencia, que se ha traducido en un mayor uso de desaladoras, agua regenerada y otros sobrecostes, como como reactivo o más personal. En concreto, en la ciudad el sufrimiento será del 11,5% mientras que en otros municipios del área metropolitana el incremento será cercano al 15%. Así lo afirma Martín Gullón, director del Ciclo del Agua del Área Metropolitana de Barcelona (AMB). Corresponde a los 23 municipios atendidos por Aigües de Barcelona.

Gullón indicó que el usuario notará un incremento de 2,5 euros al mes para un familiar o abonado, lo que se traduce en 5 euros en la factura (bimestral); Sin embargo, este es un ejemplo de factura que no está sujeta a más de 50 euros. Y lógicamente cuanto más te guste, más lo notarás en términos absolutos.

La principal razón de la subida del agua (la mayor de los últimos años) es el aumento del coste del servicio de agua en sentido estricto: el coste de producir agua potable. Una vez me informaron que la gran empresa que produce agua a gran altura para los ayuntamientos (Aigües Ter-Llobregat) vendía a cambio un 30% más de coste a los ayuntamientos, y ahora ha quedado claro cómo todo este lío repercutirá en el cliente final .

El componente de la factura que corresponde a la administración del agua en sentido estricto sufrirá un 25,8% pero el importe total del recibo sufre menos por cuanto de los alimentos no se pueden incrementar otros conceptos (como el canon del agua o el tratamiento). taza de residuos).

En Barcelona, ​​al haber más impulsos, esto hizo que el incremento total fuera del 11,5%, pero en otras localidades (también atendidas por Aigües de Barcelona), que tienen menos conceptos para ceñirse al ciclo del agua, el Las pérdidas serán mayores: el 15% en Hospitalet, el 15% en Cerdanyola, el 14% en Begues, el 14% en Castelldefels, el 14,9% en Sant Adrià o el 14% en Sant Climent del Llobregat.

Martín Gullón indicó que «la situación actual provoca la necesidad de suscribirse a tarifas, porque las empresas tienen un coste importante en la compra de agua y tienen los costes energéticos contenidos».

La próxima semana el Área Metropolitana de Barcelona abrirá las nuevas tarifas y a finales de febrero se podrán cubrir los costes para tener la nueva factura de marzo, estimó Gullón.

Ante esto, Gullón consideró que tendría un aumento de familias vulnerables acogiéndose al bono social.


Estado actual de la cuenca de La Baells, en la zona del Llobregat

Mane Espinosa

Los costes energéticos tienen la clave

La empresa pública de la Generalitat, responsable de la producción y consumo de agua alta, ha manifestado varios motivos para proteger el agua. ATL solicitó el aumento del consumo eléctrico así como la revisión de sus tarifas eléctricas, sin embargo la cual tenía una carga que afectó decisivamente el consumo de explotación de las plantas desaladoras, las cuales necesitaban pasar a pleno funcionamiento para continuar con la secuencia.

Actualmente, el 33% de los recursos suministrados a los 23 municipios atendidos por Aigües de Barcelona proceden de la desaladora de El Prat.

Mientras el agua del Río Ter transporta la arteria Cardedeu hasta Barcelona baja por gravedad, las desalinizadoras suponen un elevado consumo energético.

Además, ha tenido un aumento de costes personales y de explotación, incluidos los reactivos necesarios para tratar aguas de origen de mala calidad y en las que los procesos de depuración deben ser extremos.

El asimismo, si se da un aumento del IPC, que afecta también a las materias primas necesarias para los tratamientos de depuración.

En el caso concreto de los 23 municipios atendidos por Aigües de Barcelona, ​​también tienen un impacto muy importante los costes derivados de la planta potabilizadora de Sant Joan Despí, que también han sufrido incrementos en los costes energéticos y de tratamiento.

Asimismo, lo siguiente le obligó a realizar varios trabajos de fontanería, tuvo que contratar más personal, tuvo más costes de personal y mantenimiento y requirió mejorar los sistemas informáticos para atender las demandas de ciberseguridad, según la AMB.

You may also like...