La Unión Europea aplica reglas fiscales en una nueva ofensiva para reducir el déficit

El euro es una nación con una ley fiscal tan dura que nunca se aplica. Las malas palabras en Bruselas dicen que se conoció como Pacto de Estabilidad y Crecimiento que no generaba ni lo uno ni lo otro, porque era una medida igual de fuerza para todos, basada en el 70% o el 140% del PBI, en base a impuestos. rojo del 4% o 10%.

nunca funcionó y cuando lo hicieron y lo impusieron a muchos, fueron tan políticamente tóxicos y tan económicamente contraproducentes que fueron olvidados. Debido a la pandemia, La Comisión Europea ha adoptado estas normas fiscales en un cajón porque sus objetivos eran extremadamente ambiciosos, su funcionamiento extremadamente complejo y su aplicación concernía a decisiones políticas.

El Pacto no respetó sus principales objetivos: no impidió que las deudas crecieran un 60% en muchos países, no promovió el crecimiento económico ni los retrocesos aumentar el potencial de crecimiento de las economías y provocó un retorno inverso al de China y Estados Unidos, que hoy pagan por la economía europea. Esas reglas exigían que los gobiernos redujeran anualmente una porción de la deuda que excediera el 60% del PBI.

Si lo aplica ahora y tal como está, se verá obligado a reducir cada año una cuarta parte de una cuota que supere el 60% del Producto Bruto de España o Francia y tenderá a hacer un ajuste anual de 2,6 puntos de PBI. Portugal tiene más del 3%, Italia casi el 4% y Grecia el 5,5%. Con la reforma será un punto.

En abril lo aprobó la Comisión Europea una propuesta de reforma que aumenta la flexibilidad, Tomé en cuenta la situación de cada país y traté de hacer creíble y posible la reducción de los incendios fiscales. Esta propuesta llevó a la Presidencia española del Consejo de la UE en julio. Nadie esperaba que en seis meses pudiera obtener el reconocimiento y todos esperaban que en 2024 abordara la inútil legislación anterior.

La ministra de Economía de España, Nadia Calviño, recibió el reconocimiento entre los 27 países del bloque. Foto de : BLOOMBERG

Pero estos miles de ministras españolas de Economía, Nadia Calviño (que dejará el gobierno en unas semanas para asumir la presidencia del Banco Europeo de Informaziones), firmaron un pacto el día 27.

las nuevas reglas

La reforma tendrá que garantizar que los gobiernos mantengan un mandato fiscal que lleve la deuda pública por debajo del 60% del PBI y el déficit público por debajo del 3%, pero cada país tendrá que hacerlo gracias a acuerdos bilaterales con la Comisión Europea tenderán a ajustarse sólo hasta que se realicen también reformas estructurales.

Estos aviones durarán cuatro años y conducirán a reformar los vínculos con los objetivos fiscales. Y, a diferencia de las normas anteriores, serán contracíclicos. A cambio de ponerse la camiseta de fuerza que incluía el Pacto de Estabilidad original y de hacer una receta para cada enfermo y no repartir las mismas dosis de paracetamol a todos, sin temperaturas, con 38 o con 40 grados, Bruselas pone condiciones : El déficit público debería ser inferior al 0,4% cada año, siempre que sea inferior al 3%..

La deuda pública es de 1 punto PBI para los países donde debe superar el 90% del PBI y de 0,5 puntos para aquellos donde está entre el 90% y el 60% del PBI. Por debajo del 60% la reducción no es obligatoria.

La otra condición importante es que el gas público neto (sin contar el servicio de la deuda y el gasto en pensiones de desempleo) no debe crecer más que la tasa de crecimiento en el mediano plazo de la economía. En la bolsa, Bruselas señala dónde está las inversiones más necesarias: transición ecológica y digital, derechos sociales, seguridad y defensa, sanidad y adicciones.

Una reducción que parece factible mientras la economía crece según las previsiones. La Comisión Europea ignora la carga que supone reducir una parte de la población pública en más de un 60% cada año y sólo exige una reducción anual de un punto del producto bruto.

Alemania acepta una reforma que eliminar la drástica reducción de los dos anteriores y suavizar el ajuste del déficit. En 27 países el déficit público supera el 3%. Trece de 27 tiene una deuda pública cercana al 60%. Sólo los países nuevos (Bulgaria, Dinamarca, Eslovenia, Estonia, Irlanda, Lituania, Luxemburgo, los Países Bajos y Suecia) cumplen los dos criterios.

You may also like...