Lula da Silva culmina su primer año de gobierno con logros claves y desafíos

Luiz Inácio Lula da Silva termina su primer año como presidente de Brasil con logros en el papel, en particular la reducción de la deforestación en el Amazonas y resultados económicos favorables, pero le esperan importantes desafíos.

Elegido por menos de dos puntos sobre su predecesor extremo Jair Bolsonaro (2019-2022), Lula inició un frenético tercer mandato, después de haber liderado la revolución del gigante sudamericano entre 2003 y 2010, disfrutando de su gran popularidad.

Una semana después de su investidura, kilómetros de seguidores de Bolsonaro invadieron las oficinas de autoridades públicas el 8 de enero en Brasilia, en contraste con la victoria de este líder socialdemócrata moderado.

«Lula debe afrontar más desafíos en este mandato. No hay luna de miel en los primeros seis meses y hay un Congreso hostil», con una composición mayoritariamente derechista, estima André Rosa, politólogo de la Universidad de Brasilia.

Eso no impidió su gobierno. relanzar programas sociales de clase, impulsado por una economía en recuperación. Esto no ha impedido que su gobierno restablezca los programas sociales, gracias a una economía en recuperación. Asimismo, Lula, con un fuerte pragmatismo, abrió su gabinete a líderes del centro derecha. El ministro Fernando Haddad lanzó un duro y eficiente plan de estructuración económica, muy elogiado por los mercados.

Tras una entrevista divulgada este mes por el instituto Datafolha, Lula, de 78 añostiene la cantidad del 38% de los brasileños.

La cifra es inferior en el registro cabo de un año de su primer mandato (42%), pero supera el apoyo obtenido por Bolsonaro en el mismo período de diciembre de 2019 (30%).

La violenta derrota de las sedes de los tres poderes del Estado el 8 de enero de 2023 marcó el inicio del gobierno de Lula. Foto: AFP

“Lleguemos al final de 2023 en una situación muy buena, como decimos excepcionalmente, si volvemos al estado en el que vemos a este país”, celebró Lula tras la última reunión del Consejo de Ministros del año.

Datos positivos

El lado positivo es que la deforestación en el Amazonas se redujo a la mitad el año pasado, en comparación con los primeros 11 meses de 2022.

Para Suely Araujo, del Observatorio del Clima -un grupo de organizaciones no gubernamentales brasileñas-, esto se debe a la «intensificación de la tributación del Ibama», organismo público que había sufrido por supuestos y suposiciones personales bajo el gobierno de Bolsonaro.

Lula, que ha prometido reducir la deforestación para 2030también aprobó estas nuevas reservas indígenas, consideradas por los científicos como baluartes contra el calendario global.

Pero si la situación ha mejorado en la mayoría de los bosques tropicales del planeta, ha empeorado en el Cerrado, una vasta sabana rica en biodiversidad situada en el sur del Amazonas.

Lula da Silva ha impulsado fuertes acciones contra la deforestación del Amazonas.  Foto: AFP Lula da Silva ha impulsado fuertes acciones contra la deforestación del Amazonas. Foto: AFP

Y El gobierno de Lula no ha iniciado proyectos de exploración de petróleo y gas, Precisamente en el momento en el que anunció su intención de integrar a la OPEP+, al citado clima climático de la COP28.

“Ser líder en temas climáticos e integrar OPEP+ son funciones incompatibles”, subrayó Araujo.

Presencia en la mesa internacional

Visitas oficiales a Estados Unidos y China, a los países BRICS en Sudáfrica y al G7 en Japón: Lula realizó décadas de viajes en este año para demostrar que Brasil estaba «de vuelta» en el escenario internacional.

«Surgió en el mejor momento de las relaciones diplomáticas, deterioradas por la pandemia y su predecesora», afirmó André Rosa.

Pero sus declaraciones sobre suposiciones sensatas provocaron controversial.

Reiteró que Rusia y Ucrania eran responsables de la guerra en curso después de la invasión lanzada por Moscú en 2022, dijo que el tratado de Israel dirigido a niños y mujeres en Gaza en respuesta a los ataques de Hamás era «igual al terrorismo» y elogió la defensa del presidente chavista Nicolás Maduro. , al evaluar las denuncias del autoritarismo en Venezuela como una «narrativa» de detractores.

Buen resultado de las cuentas públicas

Hoy, el mercado económico es fruto del gobierno de Lula: el PBItuvo una mejoría mejor de lo esperado en los tres primeros trimestres y espera un crecimiento del 3% en 2023.

El ejemplo es el más bajo de 2015. -caso del 7,5% en el trimestre septiembre/noviembre-, la inflación parecía controlada por debajo del 5% y el Banco Central reafirmó el tipo de interés de referencia cuatro veces consecutivas, tras meses de críticas contra Lula por mantenerlo en el 13,75%.

Pero con las expectativas de una desaceleración de la actividad en 2024 (+1,7%), los economistas estiman que El gobierno podría tener problemas para equilibrar las finanzas públicas..

El año culminará con la aprobación en el Congreso de una reforma general de las demandadas solicitada por la clase empresarial desde hace más de 30 años. Esta reforma fue bien recibida por la calificada agencia S&P, que sometió la nota de la deuda soberana de Brasil del BB- al BB, como había hecho Fitch en julio.

En 2024, Lula deberá centrarse en la política interna, de cara a las elecciones municipales de octubre. Y también tendrá que abordar el problema de la inseguridad en las ciudades, después de un año marcado por acusaciones de violencia y criminalidad en los estados de Río de Janeiro y Bahía. .