«Mi hija es una leona», el dramático testimonio de la madre de la rehén filmada por Hamas como prueba de vida

«Mi hija es una leona», el testimonio de la madre de la rehén filmada por Hamas como prueba de vida

«Mi hija es una leona», dijo este martes Keren Sherf Shem, la madre de la joven franco-israelí Mia Shem secuestrada durante al ataque de la organización islamista Hamás a Israel el 7 de octubre y que este lunes fue la primera de los más de 200 rehenes retenidos en Gaza que apareció en un vídeo difundido por la milicia, en el que pedía ser liberada lo antes posible.

«Tiene aspecto de estar aterrada y de tener mucho dolor. Puedo ver que dice lo que le han dicho que debe decir, y veo que está estable, y que necesita atención médica«, dijo la madre comentado el vídeo en el que se ve a la joven tumbada, mientras que un sanitario le venda el brazo derecho, obviamente herido.

«Hasta ayer no sabía si estaba viva o muerta. Pido al mundo que me traigan de vuelta a mi nena. Solo se fue a una fiesta», afirmó Keren Shem en referencia a su hija, de 21 años, residente en Shoham, en el centro de Israel, y que aquel sábado se hallaba en la fiesta de música electrónica en el sur del país, a la que habían acudido miles de jóvenes y que fueron sorprendidos por la incursión de Hamás.

Cientos fueron masacrados a tiros o con granadas de mano en las primeras horas del amanecer, mientras que otros fueron llevados a Gaza como rehenes.

Preguntada por qué su hija fue capturada viva entre tantos muertos, la madre especuló que quizás fuera de las primeras en ser aprehendida, porque ya a las 7:17 de la mañana (4:17 GMT) había enviado un mensaje informando a su familia de que les estaban disparando y pidiendo ayuda.

«Sabía que mi hija estaría viva, porque es una luchadora, una guerrera, es una leona de verdad, ha pasado por muchas cosas en su vida», describió la madre. «Sabía que iba a luchar, que no se rendiría y seguro que está dando ánimos a los demás secuestrados, le gusta hacer feliz a los demás, tiene un gran corazón y es como una madre para su hermana pequeña, de diez años», remarcó Keren Shen.