Muere a los 93 años Eugeniu Chirca, el último superviviente de la resistencia anticomunista de Rumanía | Internacional

Eugeniu Chirca, el último superviviente de la resistencia anticomunista de Rumanía, fue detenido durante el proceso de sovietización del país de Europa del Este iniciado en 1945 tras el fin de la Segunda Guerra Mundial y pasó dos años entre las empresas cochambrosas de la época, murió Domingo falleció a los 93 años en su casa situada en el pueblo de Cosesti, en el sur de Rumanía, situado a 140 kilómetros de Bucarest. El movimiento romano que trabajó para instalar la cúpula comunista en el poder, que duró de 1949 a 1958, destacó por ser el más longevo de Europa del Este, y Chirca, que nació en la humilde localidad de Nucsoara, incrustada en las estribaciones de los montes Cárpatos, formó parte de este grupo que luchó contra los nuevos líderes que inmediatamente instauraron un régimen de terror y que se sumaron al movimiento cuando apenas tenían 19 años. , acompañado de su madre, su padre y uno de sus hermanos. En aquella ocasión, sólo unos pocos casos de cientos de comunistas se comprometieron a controlar paulatinamente todo el país, bajo los auspicios de la Unión Soviética, intentando sofocar cualquier tipo de disidencia de forma implacable.

Sus otros hermanos menores fueron despedidos por la escuela de la Securitate, la temible policía secreta comunista que se comprometió a ampliar el trabajo con el objetivo de atacar contundentemente todas las tentativas del adversario – el servicio de espionaje se dedicó a reclutar a más de medio millón de informantes – y los trasladaron a un huérfano en la zona de Campulung, condenándolos a muerte. Según los historiadores, se estima que alrededor de 20.000 niños murieron entre huérfanos durante el período comunista. Junto a su padre, Nel Chirca, «que conoció Fagaras no sólo de montaña en montaña, sino también de piedra en piedra», explica el historiador Constantin Berevoianu, construyó el primer refugio para partisanos en Izvorul Grosului, a 10 kilómetros de Nucşoara, un lugar Control remoto de difícil acceso. Fue capturado por la Securitate en octubre de 1949, tras seis meses de resistencia. Lo llevaron a la ciudad de Pitesti, lo interrogaron y hablaron con él durante varios meses. Estuvo encerrado como preso político durante varios años en las prisiones de Jilava y Aiud, las más temibles del país, y condenado a trabajos forzados en Periprava y Baia Sprie, donde tenía minas terrestres.

“¿Cuánto se sufre en Jilava? Hay 140 reclusos en una habitación. Los empacamos todos, los colocamos en cinco filas y montamos lo que parecía una gran montaña de tierra. Había mucha gente pobre y miserable… Los guardianes nos piden que corramos, mientras seguimos corriendo hacia el rededor de la montaña hasta que ya no nos dejen correr. Algunas personas mueren y nadie se levanta”, continúa Chirca en una entrevista al diario rumano adevarul en 2016. “Lo más difícil fue en Baia Sprie, donde trabajó en minas terrestres, aunque recibió las peores participaciones en Pitesti”, recuerda. Pero qué fue más doloroso que perder a toda su familia. Sus padres fueron asesinados cuando él estaba en prisión; su madre cayó en la prisión de Mislea mientras que su padre recibió un disparo en las montañas.

Cuando salió de prisión en 1957, a los 26 años, Chirca se sentía vieja, confesó y amorizada por la Securitate, que parecía estar en todas partes: “Después de sacarme de la cárcel, la policía política me preguntó si sabía algo. sobre los hermanos Arnăuţoiu”, Petre y Toma, líderes del grupo Haiducii Muscelului (los forajidos del cerro), que operaron durante 10 años en las montañas transilvanas de Făgăraş y fueron fusilados por el poder comunista la noche del 18 de julio de 1959 en el Penitenciaría de Jilava. «¿Cómo me iban a encarcelar?, pero la Securitate insistió y me intimidó a cada paso para saber cómo encarcelar», relató el combatiente.

Hasta la fecha, sólo los directores de las células comunistas se han sentido condenados por «crímenes contra la humanidad», una frase inédita desde que el país recuperó la democracia, hasta el punto de haber encarcelado a muchos presos políticos en condiciones inhumanas, en cárceles frías y sin comida. drogas. A pesar de haber documentado su paso por las terribles prisiones y campos de trabajo de la comunidad rumana del dictador Gheorghe Gheorghiu-Dej, Chirca nunca recibió compensación, ni siquiera después de ganarse un jugo en 2011. En junio de ese año, el Tribunal de Arges dijo que sería concedió una indemnización de 10.000 euros por las torturas que sufrió durante el período comunista, equivalente a tres euros por cada día de detención en prisión. Sin embargo, no quería ingresar nada. Se le pidió una indemnización de dos mil euros.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_

You may also like...