Nayib Bukele gana su reelección con enorme popularidad en El Salvador

Nayib Bukele, el presidente de El Salvador, se propone ganar la reelección en los cómics de este Domingo. En política contra la inseguridad comodidad para la mayor parte de la población.

Los vendedores ambulantes desfilan por la plaza Gerardo Barrios con la Catedral Metropolitana al fondo y enfrentan el contraste del moderno y suntuoso edificio de la Biblioteca Nacional, un regalo de China terminado hace sólo un mes.

Allá la limpieza es absoluta, el suelo reformado y los soldados en casi todos los rincones de este centro histórico de San Salvador, porque ahora, a diferencia de hace muchos años, sí, los turistas caminan.

“Yo lo apoyo”

Mauricio, feliz a sus 73 años, está sentado en la plaza y escucha claramente de boca de este corresponsal lo que sucederá en las elecciones del domingo: «¿Por qué van a ganar el presidente Bukele? Él va a ganar con un 90%. Yo me llevo cuidar de él.» Libre aquí, no es como antes usted no podía venir aquí porque el crimen rápidamente golpeó a usted.»

Voluntarios de campaña de Bukele comparten banderines. Foto: Reuters

Erlinda es una de las vendedoras ambulantes de esta plaza desde hace 48 años. Cuando se le pregunta si debería votar por Bukele, contesta: “Sí, claro que sí porque hay una gran mejoría aquí en El Salvador. La seguridad está por encima de todo. Antes estaba tremendo”.

Por un lado pasa Saúl, 56 años, que trabaja en la administración pública: “Bien, es un buen presidente. Se recomienda eliminar toda la mala excoria. que tuve en este país.»

La enorme popularidad de Bukele se siente a cada paso. Las sondas apuntan a una victoria impresionante que se realizó por retraso en la reunión una voz crítica o mínimamente opaca.

Una posición debilitada

“Si ven cómo sí estamos mejor, pero más que todo en la ciudad. Pero en lo que es agricultura, tiene bajado, ya no los ayuda. En lo que es la escuela, no hay nada mejor. Las promesas que hice con las escuelas no las cumplió”, informa María, 40 años, quien mantiene un puesto de tortillas.

Una taza con la imagen del presidente Bukele.  Foto: Marvin Recinos/AFPUna taza con la imagen del presidente Bukele. Foto: Marvin Recinos/AFP

La posición que se juega en el Domingo no pide la más absoluta irrelevancia. La disidencia son reductos. Francisco y Ernesto forman parte de una asociación de trabajadores jubilados. Lo recibimos localmente en pocas plazas del centro.

“Entonces esto llevó a una serie de abusos y capturas que llegaron a los titulares internacionales, violaciones personales. El régimen de excepción para Bukele es su desgastado alcalde. Para él, porque en esas dos zonas había un desorden total”, explica.

“Si quieres darle poder a las autoridades fiscales para que estas personas sean terroristas y estemos corriendo peligrosamente. ¿Por qué razón? Debido a que estamos clasificados como terroristas, este sindicato central, van a venir metros aquí»recalcán.

Un mural con la imagen de Bukele.  Foto: ReutersUn mural con la imagen de Bukele. Foto: Reuters

Los dos partidos tradicionales quien durante tres décadas controló el escenario político del país, el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional y la fiesta Alianza Republicana Nacionalista, han perdido gran parte de su base de apoyo a pesar de sus insistentes conversaciones sobre reestructuración.

No pueden recuperar ni hacer frente a la popularidad de Bukele, quien generó un estado de satisfacción en materia de seguridad de la ciudad bajo una premisa asumida colectivamente: el fin puede justificar los medios cuando la historia de violencia se vuelve insoportable.

You may also like...