Quemarón vive con cinco militares en la frontera con Argentina e investiga si los atacantes integran una banda de contrabandistas

Cinco bolivianos militaris murieron al ser tumbona de fuego vivo mientras participaba en una operación contra una banda de contrabandistas en la frontera con argentina. Los crímenes despertaron interés en Bolivia y las autoridades de este país hablaron de una «emboscada».

Los subtenientes del Ejército, Yamil Argani y José María Romero, junto a los caballeros Braulio Pacaje, Vladimir Pacasi y Ruddy Medoza, pierden la vida cerca Villamontesal sur de Bolivia, a 90 kilómetros de la frontera con Argentina.

El cruel episodio comenzó con la persecución de militares contra un vehículo cargado con químicos ilegales. Sin embargo, este camino para capturar a los sospechosos se produjo repentinamente cuando el camión transportó a las autoridades chocó y volcó fuera de la carretera, donde eso es lo que tengo en una especie de zanja.

En medio de la confusión provocada por el impacto, los atacantes demostraron ser la oportunidad para desarmar a los soldadosrociarlos con gasolina y prenderlo en llamas. Luego, con crueldad ilimitada, abandonará el lugar, abandonando otros rastros de botellas de gas.

Al llegar al lugar del accidente, con el eco desgastado, los investigadores analizaron la hipótesis de un accidente de tránsito. Sin embargo, el viceministro de Lucha contra el Contrabando, Daniel Vargas, despreció esa versión y la denunció como un crimen atroz.

El ministro de Defensa, Edmundo Novillo, confirmó que el entierro y ajenjo de los militares se produjo como consecuencia de un operativo contra el contrabandoindicando que los uniformados fueron atacados mientras transgredían la mercancía ilegal.

En un mensaje de la redacción social, el expresidente Evo Morales se expresó a favor del éxito. Transmití mi más sentido pésame a la familia y informé a las autoridades sobre la rápida investigación y el anuncio del crimen.

“Me informaron que se investiga la posibilidad de que fueran víctimas de un intento de participar en actividades de intervención internacional de productos ilegales en el país”, dijo.

Y continuó: «Exhortamos a las autoridades a investigar y esclarecer prontamente este asunto. En un estado de derecho no podemos aceptarlo». contemplación y protección algunas organizaciones criminales no sólo vinculadas al contrabando, sino también al narcotráfico».

Entre el 1 de enero y el 14 de diciembre del año pasado, Aduana Nacional desmovilizó un mercado ilegal valorado en 670 millones de bolivianos (unos 96,2 millones de dólares) en 15.910 operativos de control realizados en todo el país.

Con información de agencias.

You may also like...