¿Quién fue Alfonso de Portago? El primer español en lograr un podio en la F1 con Ferrari

«Hoy he muerto durante 28 maravillosos años», aseguró Fon de Portago yn una entrevista con los príncipes en mayo de 1957. El día 12 de ese mismo mes perdió la vida, junto a su copiloto y amigo Edmund Nelson y una decena de espectadores, tras un accidente a 250 km/h. en la XXIV edición de la Mille Miglia desde Guidizzolo, a cuatrocientos kilómetros del destino.


Expandir

Así dejó el coche de Alfonso de Portago tras su fatal accidente en la Mille Miglia de 1957

Alfonso Antonio Vicente Eduardo Ángel Blas Francisco de Borja Cabeza de Vaca y Leighton (XI Marqués de Portago, XIII Conde de la Mejorada y Grande de España) nacido en Londres el 11 de octubre de 1928 en el seno de una familia de la más alta alcurnia y de mayor prestigio en España: era descendiente de Núñez Cabeza de Vaca, descubridor de la Florida; patrocinado en la batalla por el rey Alfonso XIII; nieto de Vicente Cabeza de Vaca, alcalde de Madrid; e hijo de Olga Leighton, irlandesa y una de las mujeres más ricas de Norteamérica que había heredado una inmensa fortuna heredada de su anterior cónyuge, uno de los fundadores de HSBC (The Hong Kong and Shanghai Banking Corporation); y Antonio Cabeza de Vaca, actor de cine y héroe condecorado por la prohibición nacional de Franco durante la guerra civil. ¿Sobre la acción? Cogí un submarino republicano donde cogió una de sus scotillas y le introdujo una bomba casera levantando un pique.


Expandir

Alfonso De Portago y Peter Collins.

Nada en la infancia de Alfonso fue comparable a sus contemporáneos en nuestro país, incluida la libertad que siempre lo carcomió en gran medida debido a la caída de su fallido padre de un infarto en la ducha cuando Fon tenía veintitantos años. Vive con todo tipo de lujo entre las propiedades que tu familia tiene en España, Francia, Italia, Gran Bretaña, EE UU… Fue un gran jugador de tenis, golf, polo, experto golfista y escudero, fantástico entrenador deportivo, el que le animó a participar en dos ediciones del ‘Grand National’ y ganar más que su carrera… y cuarto en el JJ OO de Invierno 1956 en Cortina D’Ampezzo junto a Luis Muñoz Cabrero en bobsleigh biplaza. Catorce centésimas les separans del bronce que era para el equipo de EE UU. Asimismo, con la incorporación de su primer Vicente Sartorius y Gonzalo Taboada y Martínez de Irujo quedaron nueve en cuatro bobsleigh. Hazañas deportivas que siempre fueron ganadas por mujeres o arriesgando, como cuando ganaron 5.000 dólares en un vuelo volando con un aviador detrás del puente de Londres con 17 años en una acción temeraria.


Expandir

Alfonso de Portago en la prueba de trineo de los JJ OO de 1956.

Reconocido como el ‘playboy’ de la época, triunfó en el automovilismo hasta el punto de convertirse en piloto oficial de Ferrari (donde ganaba entonces 40.000 dólares al año). o Maserati y logró el primer podio en F1 para un piloto de la selección española (precediendo a De la Rosa, Alonso y Sainz) segundo puesto en el GP de Gran Bretaña de 1956 junto a Peter Collins… y sólo superado por un tal Juan Manuel Fangio. “Tengamos un momento en el que el dinero te alcance y las mujeres no quieran saciante. En ese momento descubro una droga que se ha convertido en todo para ti, esa droga se está preparando”, como una de las frases que ha sobrevivido. Sin embargo, precisamente las Las conquistas femeninas fueron una de sus grandes debilidades («hacer el amor es lo más importante que tengo cada día») y considera la leyenda negra de su fatal accidente la principal causa del triste final.

«Hacer el amor es lo más importante que hace cada día»

Alfonso de Portagó

Barba de dos o tres días, 180 centímetros de altura y complexión física atlética, cabello ancho para la época, cigarro pegado a los labios y chaqueta de cuero. eran las señas de identidad de un hombre de pocas palabras y exquisitos modales que podría haberse alojado en el mejor hotel de la ciudad o quedarse dormido en un banco de cualquier parque. O decidir pintar un Ferrari 750 MM de negro… con una mano de pintura. Pilotó algo en cambio, pero con grandes cualidades técnicas y Valentina coincidió con su interpretación con Enzo Ferrari que fue quien confió en él directamente. Demostró sus habilidades como ‘conductor caballero’ y conductor oficial de ‘coches deportivos’ en un mundo difícil que quedó bajo el control de Luigi Chinetti y Edmund Nelson.

La actriz mexicana Linda Christian, esposa de Alfonso de Portago, en Cuba en 1957.

Su muerte, tras recibir el apodo del ‘James Dean’ español, reunió todos los colores dramáticos que el mejor guitarrista de Hollywood podría haber imaginado. En 1957 mantuvo una consolidada relación sentimental con el artista mexicano. Linda Christian, ex actriz del actor Tyron Power, la primera chica Bond («Casino Royale») y madre de la cantante italiana Romina Power. Portago fue contratado por Ferrari para correr la Mille Miglia, una carrera en carretera abierta y sin excesiva seguridad que finalizó con el tramo de vuelta Brescia-Roma-Brescia.


Expandir

Alfonso de Portago y Edmund Nelso en la Mille Miglia donde perdieron la vida.

El aristócrata conducía un Ferrari 335S, con Nelson como copiloto, y el dorsal 531 (su hora de salida). Y la noche anterior le escribió una carta a su amada, quien decía: “Come ya sabes amor. No quería correr, pero Enzo Ferrari me obligó. Quizás me equivoque, pero a veces llega a una muerte temporal. No me gusta la Mille Miglia, por mucho que uno aprende y memoriza el recorrido es casi imposible registrar cada una de las curvas del recorrido y el más mínimo error del conductor puede afectar a cinco personas. ya que no se puede impedir que los espectadores deambulen por las calles.»

“Como ya sabes amor, no quería correr, pero Enzo Ferrari me obligó. Quizás me equivoque, pero a veces llega a una muerte temporal. No me gusta la Mille Miglia, porque uno entra y memoriza el recorrido, es casi imposible registrar cada una de las curvas del recorrido y el más mínimo error del conductor puede afectar a cinco personas porque no es posible evitar que los espectadores alejándose de la ruta.»

Alfonso de Portago.

Precisamente, según la ley, Portago y Christian decidieron darle forma a su amor cuando el piloto se unió a un conflujo de convocatorias en Roma en plena competencia. Alfonso frenó el coche y ambos se encontraron en un gran cubo de esperanza… que la fuerza transalpina bautizó tras la fatalidad como el ‘beso de la muerte’. Al acelerar, el nuevo vehículo parece haber tocado la rueda delantera en un borde y haber doblado ligeramente uno de los brazos de suspensión. En una de las últimas paradas fue avisado de esta circunstancia por un mecánico, pero el asturiano decidió seguir lo que pasaba durante un segundo y se decantó por el triunfo.


Expandir

Alfonso de Portago en las 24 horas de Le Mans de 1954.

A la entrada de Guidizzolo, a 250 km/h, el neumático se estrelló, desequilibrando el Ferrari y provocando su descarrilamiento. Si se salía de la carretera, se bajaba y volaba hacia una zona de árboles donde muchos espectadores miraban fuera del sol y veían la competencia. Portago murió instantáneamente con 28 años, al igual que su copiloto Nelson, de 42 años, y una decena de entusiastas entre los que se reunieron con cinco niños pequeños. La tragedia, que también dio lugar a 30 herederos de diferente estima, favoreció que el Gobierno italiano cancelara para siempre la carrera más importante del mundo tal y como estaba en disputa.


Expandir

Linda Christian y el marqués de Portago se marcharon antes de la Mille Miglia de 1957.

Fue el primer piloto español en Ferrari F1, trayendo posteriormente a Marg Gené y Pedro de la Rosa como pilotos de pruebas y a Fernando Alonso como piloto oficial. El asturiano superó con el crecimiento de los éxitos del pionero con victorias y subcampeonatos del mundo. En 2021 tomó el relevo de Carlos Sainz, un legado más que digno del talento y la valía de uno de los hijos no biológicos que Enzo Ferrari reconoció para dar gloria y esplendor a la mítica ‘Scuderia’.