Rubén García: «Entiendo el comportamiento de que no es normal que a un hombre le guste otro hombre»

Dirígete antes de la hora prevista a uno de los inmensos salones del Hotel Hilton, el lujoso alojamiento de Osasuna en Riad. Síntoma de la educación exquisita de un futbolista atípico. Antes de charlar, recordemos que hemos disfrutado de las entrevistas que van más allá del fútbol. Así de transparente se muestra Rubén García (Xàtiva, 14 de julio de 1993), un enamorado de los perros, amante de los tatuajes y de los eSports (es el director general de ‘Guasones’), y comprometido con el feminismo, los derechos LGTBI y las víctimas de la guerra: «Tenemos Una voz muy potente y hay que aceptarla», afirma ahora ABC antes de jugar contra el Barcelona la segunda semifinal de la Supercopa de España. — ¿Cómo fue tu crianza en Xátiva? —El juego desde muy pequeña fue mi vida. Empecé jugando en mi ciudad natal, luego probé en Villarreal y Valencia antes de llegar al Levante. En Valencia no estuve contento. Me llevó un año dedicarme a lo que no tenía nada que ver con mis padres. Tienes una adolescencia bastante rebelde. A los 13 años solía llegar a casa a las 7 de la mañana y mi padre esperaba que tuviera un querido en el campo. Mi madre, para evitar que me perforaran la lengua, me dejó hacerme un tatuaje y me lo pagó. Fijate se mostró rebelde. Así de mala fue aquella época en el cancionero valenciano. Me ayudé a madurar y priorizar, y entendí que el fútbol podía solucionar mi vida y la de mi familia. Siempre he estado agradecido por cómo crié a mis padres. «Tienes una adolescencia rebelde; Cuando tenía 13 años llegaba muchas veces a casa a las 7 de la mañana” —¿A qué te dedicas? —Mi madre trabajaba en un petrolero y apenas la veía. Él fue mi abuela, que también vivió con nosotros (vivió 100 años) y mantuvo su pensión, quien me dio vida. Mi padre trabajaba en una empresa frutícola. Estamos muy humillados. Vivo en una casa antigua, grande y grande donde siempre suelo compartir la casa con mi abuela o mi padre. Ahora que soy un privilegiado, le doy mucho valor. — Dice que cada vez que ha pasado por algo importante en su vida, lo refleja en su piel. En su piel derecha están tatuados los actores de Batman y los dos Jokers y Ragnar (Vikingos). En el brazo derecho, en los animales, entre ellos un de sus perras, un bastón. En la nuca hay un diseño geométrico y un ojo. En el cuello peonías y un tigre japonés. En la piel una representación de la historia de la humanidad y en el brazo izquierdo de su abuela. ¿Por qué la pierna vacía está vacía? —No es casualidad. Es para mi abuela Herminia que me decía que yo me cuidaba esa pierna. Pensamientos de una persona adulta, de otra época. La asociación de que si me hubiera tatuado la pierna izquierda puede ser igual que yo, no me hubiera servido de nada en el fútbol. Una súper buena forma de decirlo que mantuvo a mi madre. Ahora me siento más cómodo con los tatuajes. Rubén García, tatuado hasta la más mínima parte de su pierna izquierda —Los perros son otra de sus pasiones. —Tenemos un mini patio en mi casa donde tenemos muchos animales. Gallinas, gatos, perros… Amé a los pequeños cuando mis padres me dijeron que uno de nuestros perros había muerto. Son claves en mi vida. Quería hacer una caminata larga y durante dos meses no pude estar con mis peras, y no era yo. No, me sentí como una buena persona. Necesito estar con ellos. — Viajó a Polonia, poco después de la invasión de Ucrania, para ayudar a un grupo de refugiados a llegar a Pamplona. ¿Cómo ocurrió eso? —Cuando estaba ahí estaba haciendo este trabajo, me dijo y me dijo ‘¿Por qué no lo tengo?’ Y tú lo sabes. Estábamos con mi novia, mi primera, amigos y conocidos. Jagoba me dijo que en sólo 72 horas llegaría un día libre. Fuimos en cinco furgonetas a Polonia, nos pusimos a conducir y criamos a un chico ucraniano que tuvo una idea y nos ayudó en todo. Lo organizó una chica polaca, lo cual era importante para el tema del idioma. Cogimos a niños y mujeres. A la vuelta, en mi furgoneta pasamos un bochorno de seis meses, con nuestro hijo de tres años, que al final acabó dando luz en Pamplona. En ese momento le bebí a mi marido y ahora todos viven aquí. Fue completo porque al final le cuenta a personas que tienen miedo e incertidumbre de no saber a dónde van. Cuando trajimos a los invitados a Pamplona para que vinieran a mi casa nos sentimos bienvenidos y una vez en las distinguidas asociaciones de Pamplona les ayudamos a encontrar un lugar donde pudieran disfrutar bien. Con el tiempo veremos la recompensa de lo que nos ha pasado. —¿Qué pasa en el mundo? —Esperaremos un mundo que no debemos avanzar y caer dos de nosotros contra la misma piedra. Hablamos de Ucrania, pero son décadas de conflictos históricos que seguimos sin resolverlos. Los futbolistas vivimos en una burbuja, pero tenemos la obligación de ayudarnos en lo que podamos, aunque se nos escapen muchas cosas. Rubén García, en el entrenamiento de este martes en el CA Osasuna —¿Ves a los futbolistas haciendo mucho o dando poco? —Lo importante es hacerlo, aunque te diga que es populismo, como me hizo pensar cuando habló de los derechos de las personas LGTBI. Seguro que alguien te puede ayudar. Muchos futbolistas no son conscientes de la capacidad de ayudar a nivel social. Por ejemplo, cuando nos insultan en el campo. -Explica. —Mire, el otro día en Castellón escuché cómo, en un rincón, me insultaba un niño que había vivido seis años. Y entonces no es normal. Disfruté volteándome y diciéndole a su padre cómo puede permitir esto. Hace 50 años sería normal, pero esto no tiene por qué ser así. Por eso tenemos que escandalizar a todos los futbolistas y sancionarlos. Nos importa que debemos respetar. Los futbolistas prefieren hablar de cuatro cosas sobre el fútbol, ​​volver a casa y hacer la vida. Y todos nosotros también. «Me sorprende negativamente que los compañeros no tengan nada de esto (derechos LGTBI); podemos dar un paseo rápido” —Habla de los derechos LGTBI. Un tema que te afecta mucho. Su hermano es homosexual. —Exploro mi cabeza cuando veo gente que está acostumbrada a tener a alguien detrás, porque es normal que cada persona esté aquí para alguien aquí. No tienda a decirles palabras a estas personas. Me parece que hay que intentar convencerles. Estamos en un punto en el que este tema ya se ha ligado a algo tan normal que también me hace pensar que hay gente que no lo respeta. La verdad me explota la cabeza que no es normal que a un hombre le guste otro hombre. Te contaré más. Me sorprende negativamente que los compañeros no sepan esto. Podemos tomar un bocado rápido. —¿Por qué no lo hacen? —Está miado. El fútbol se asocia con machismo, masculinidad, fuerza… Supongo que a los homosexuales les dará pena y eso es lo que dirán si digo que me gustan los hombres. Si tengo pareja me dice que es homosexual, por eso encantado. Pero hay compañeros que me dijeron que no sabría qué hacer con el vestido si pasa algo así. Pero, ¿dónde vivimos en el mundo? Así normalizamos esto. —Si fueras gay, ¿lo dirías? —Creo que sí, pero es muy complicado. Mi hermano José (alcalde de año nuevo de Rubén) nunca me ha dicho a mí ni a mis padres directamente que es homosexual, pero eso si lo detectan en casa. En un ambiente masculinizado como el fútbol, ​​me coloco en el lugar del fútbol que puede ser homosexual y es difícil. Desde mi posición es fácil decidir que sí, pero creo que sería muy positivo que un futbolista homosexual lo dijera. Por supuesto, también es seguro que puedes influir en ellos, porque hay muchas personas que todavía no lo aceptan. El mundo del fútbol es un mundo atrasado y también recibe mensajes negativos e insultos. Entiendo que estén preocupados por eso. «Entiendo el miedo que hay a confesiono; El fútbol está asociado al machismo, a la fuerza, a la masculinidad… es un mundo retrógrado” — También es defensora del feminismo. De todos modos estoy jugando en el 8M con los viejos. ¿No crees que nos hemos politizado? —Alguien piensa que el feminismo es político y no se siente sincero, a mí no me gusta. Los hombres son clave y es positivo que sean capaces de feminismo y de igualdad. Pedimos un buen camino, siempre y cuando no se utilice la forma negativa. Me preocupa que sea política, pero también lo que hay en el día a día de la gente. Lo que estoy haciendo es que estamos avanzando mucho en el tema. —De todos estos supuestos de los que hablamos, Arabia tiene mucho que avanzar. ¿Confías en que sea así? —Quizás sea necesario vivir aquí un tiempo, conocer esta cultura, conocer sus pensamientos, sus motivos, el día a día, su rutina y su manera de entender la vida para saber por qué tiene este freno a las mujeres, con los derechos LGTBI y muchos otros. Claro que viniendo de España me parece otro mundo, pero tienen otra religión, otra cultura y otra forma de relacionarse con la vida. Lo tengo que respetar, por supuesto, pero no el compartimento. Noticias relacionadas Reportaje No Fútbol El apagón de Gabri Veiga, el jugador de 21 años que vendió su futuro al agente Zahavi por cuatro millones de euros para ganar en Arabia Rubén Cañizares estandar No Rebrote del drama de los impagos en el: « We nos hemos comprometido, agradezcamos la ayuda de nuestros familiares y amigos” Jorge Abizanda —Hablemos de fútbol. —Vamos, pero te digo que a mí me gusta más hablar de lo que estamos hablando de fútbol. —Seis años en Osasuna y contratado en Verano. ¿Sin renovación? —Ha tenido conversaciones informales, casuales, pero no ha hablado de la parte económica, sino de la personal. Mi novata es de Pamplona, ​​está aprendiendo con ‘De AM a PM’, una empresa de ropa que la gente no quiere, y la rediseña y le da una segunda oportunidad. Entonces aquí estoy con mucho gusto, me compró una casa, tengo calidad de vida, Osasuna es perfecto para jugar al fútbol, ​​pero lo económico es clave, aunque muchas veces no queramos hablar de ello, y lo deportivo Parte también es importante, que si cuente me uno a ustedes en el proyecto. Priorizaré preguntarme aquí. El fútbol que se siente en Sadar y que muchas veces no se siente en ningún sitio. Me hubiera gustado ver esta suposición, pero es tranquila y estable. Estoy más nervioso que nunca. Mi desempeño es este y no creo que haya fallado en el trabajo desde el 1 de julio. Soy una persona con experiencia y si me importa saber desde aquí adaptarme a donde vayas a jugar. «En la Supercopa nos tratamos como un complemento. Si te atraparan, quedarías cautivado: considerando la diferencia económica, ¿qué tan grande es?” —¿Qué crees que Osasuna vendrá a Arabia y cobrará bastante menos dinero que Madrid, Barcelona y Atlético? —Somos un complemento a la Supercopa. Ninguno de nuestros protagonistas. Si tan solo pudiera compartir los beneficios. Nosotros no lo sentimos así, pero si nos fijamos en la parte económica, parece que sí. Vale, pensemos menos que sean tres equipos, pero si hubiera sido el presidente de Osasuna me habría enamorado. Es una competición pequeña y somos tres equipos. ¿Tiene alguna diferencia con lo que dijimos generar? Valle. ¿Mucho? No es el mísmo. Lo mejor es que la compensación en Osasuna tampoco está aquí, aunque nos la hayamos ganado por méritos deportivos. —Para ganar la Supercopa hay que ir al Barça en tres días, y luego al Madrid o al Atlético. ¿Es posible? —Es cierto que estamos en nuestro mejor momento, por encima de todas las sensaciones, pero creo que también somos un grupo que en este último año y medio ha competido en grandes partidos. Unos partidos a los que ni los jugadores ni el club están acostumbrados. Ahí es la final de Copa, que buscamos empatía. Bueno, no estamos en nuestro mejor momento, pero a nivel competitivo no creo que lleguemos más allá de la cima. El Barça es el Barça, pero está en un momento parecido al nuestro. Tampoco tiene esas buenas sensaciones y creo que es un momento para poder competir con un Barça que no es dulce. Cada vez buscamos cada vez más el nivel colectivo a la hora de competir contra estos clubes. Estamos convencidos de que podemos ganar. Veo con muchas opciones de llegar a la final.

You may also like...