«Sólo uno mismo trabaja cooperando, solidariamente; en definitiva, en la tripulación»

aparece José Manuel Rodríguez Uribes. como nuevo presidente de Consejo Superior de Deportes con la intención de buscar consensos y llegar a deportistas, federaciones, ligas y otras instituciones de deportistas españoles, entre los que se incluyen en los Comités Olímpico y Paralímpico.

«El porte español es una de nuestras alegrías de la corona. Vengo con el firme propósito de dar estabilidad a esta casa y colaborar con todos los actores. Nadie es imprescindible, pero todos trabajamos para conseguir el objetivo. Algunos plantan la semilla, pero otros reconocen el fruto. Voy a echar una mano a los deportistas, a las federaciones, a las ligas, al COE y al CPE. Solo se trabajar buscando consensos”, comentó en el acto de presentación celebrado en la sede del CSD en Madrid.

Con el nuevo Secretario de Estado de Expulsión fue Ministro de Educación, Formación Profesional y Deporte, Pilar Alegríay también los presidentes del COE y del CPE, Alejandro Blanco y Miguel Carballedael de LaLiga, Javier Tebasy Real Madrid, Florentino Pérez. Este es el último, con la vista puesta en la falta del Tribunal de Justicia de la UE sobre la Superliga. Entre las grandes ausencias, Víctor Francos, antecesor de Uribes en la carga.

«Siento como un auténtico privilegio, y como una gran responsabilidad, que quisiera contar para presidir el CSD. También quiero agradecer la confianza del presidente del Gobierno, al que he apoyado en diferentes responsabilidades a lo largo de los años, lo diré desde el principio», balbuceó Uribes en su discurso.

El nuevo secretario de Estado de Deportes reconoció «mucha ilusión» ante esta aventura, que afrontó con «determinación y, al mismo tiempo, con humildad, con un deseo infinito de diálogo, de sumarnos a todos en defensa de Fútbol español».

«Vengo también con la firme pretensión, en lo que de mí depende, de dar estabilidad a esta casa, de cuidar la institución y de colaborar y cooperar con todos los actores del comportamiento español, a quienes reconozco y aprecio. Es la política como trabajo en equipo, en esa idea tan positiva de las detecciones, de tocar el testículo de otro que corrió ante un buen camino”, expresó.

Uribes defendió que la «mejor política» es la que «parece al deporte y sus grandes valores» de «compromiso, trabajo, afán de superación, integridad, juego limpio y competencia jurídica». «Por eso, entre todos, sin habilidades enfermizas, sin egos y un afán de protagonismo que a veces sólo resalta pero no ilumina, hay que ahondar en un modelo de comportamiento español», manifestó.

Según la ministra de Cultura y Deporte, este modelo «debe basarse en la igualdad de oportunidades» y «con especial atención al deporte femenino». «También un deporte que promueva la salud y el bienestar de los ciudadanos, que vivan de la base, que sea igualitaria y universal y con vocación final, en el deporte profesional, de excelencia competitiva, en esta idea de los españoles marca por la que somos reconocidos en todo el mundo”, indicó.

Uribes no ha abandonado su próxima línea de actuación, pero ha asegurado que es «el momento de coger la mano a cada uno de los sectores del deporte español». «Solo se trabajar así, cooperando, solidarimente, en definitiva, en equipo», confesó Uribes, que pasó a detallar su programa junto a la ministra, Pilar Alegría, al confrontarse en el Congreso de los Diputados.

«La deportación es un derecho, de ciudadanos y de profesionales. No perder esto de vista es fundamental porque nos obliga a seguir en profundidad el acceso al deportador, sin discriminación de ningún tipo, reduciendo todos los incumplimientos y en lo que podemos llamar el estatus del deportador”, afirmó.

Además, calificó de «imprescindible» seguir «fortaleciendo» la deportación femenina, «promover la igualdad de género, su visibilidad y reconocimiento social e institucional». «El deporte debe responder igualmente a un modelo inclusivo para personas con discapacidad o con capacidades diferentes, o para inmigrantes y refugiados como arma extraordinaria de integración social», añade.

Se acercó a la Liga Mundial de Fútbol de 2030, con sede en España y al proyecto que ayudó a generar en su etapa ministerial, un «desafío» para lo que suponía «potenciar» la dimensión del fútbol español, ligado también al turismo y al ocio. . «Y sobre todo, los jugadores olímpicos y paralímpicos de París, que están en la esquina de carrera. Reflexionaremos sobre todas nuestras capacidades y las tendremos juntas”, coincidió.

Al final, Uribes reiteró que trabajará «con honestidad, siempre con diálogo y respeto mutuo». «He visto muchas cosas a lo largo de mi vida y es a través de la experiencia que lo mejor es siempre construir fielmente, nunca juzgar mal, poner una luz en la barricada y tratar, en la marcha de los sitios, de hacerlos mejores que cómo se los conoció», zanjo.

You may also like...