«Son actitudes que un alto cargo no tiene que mostrar»

Carlos Alcaraz se ha pronunciado por primera vez este martes sobre el ‘caso Rubiales’ tras su partido de primera ronda en el Abierto de EE.UU. «Voy a ser sincero: mi opinión es que son actitudes que un alto cargo no tiene que mostrar», dijo en rueda de prensa sobre Luis Rubiales, el presidente de la Real Federación Española de Fútbol, suspendido de sus funciones por la FIFA.

Alcaraz es con probabilidad el deportista español más importante de este momento, pero todo el mundo ha mirado a España en los últimos diez días por el escándalo provocado por el beso que Rubiales le dio Jenni Hermoso, futbolista de la Selección española de fútbol femenino, en la ceremonia de entrega de premios tras ganar el Mundial en Australia.

«He seguido el asunto», reconoció Alcaraz, que estaba en EE.UU., en preparación para el torneo neoyorquino mientras el deporte español copaba las portadas de todo el mundo por el beso y la gestión que Rubiales hizo del escándalo. «Que haya llegado hasta aquí dice la magnitud de lo que es», dijo el murciano sobre el asunto, que ha agitado la opinión pública y la política en España.

Como muchos en España y en el extranjero, Alcaraz lamentó que la victoria extraordinaria de la Selección femenina, que nunca había pasado de octavos de final en una competición internacional, haya quedado tapada por el lío formado alrededor del beso de Rubiales a Hermoso.

«Esperemos que se solucione pronto», defendió el número uno del mundo. «El equipo femenino ha hecho un logro histórico y que no se le haya dado tanto crédito por lo que ha pasado es una pena».

Alcaraz se había interesado por el desempeño fenomenal del equipo femenino en el Mundial. Tras ganar su semifinal del torneo de Cincinnati, escribió un mensaje de apoyo a las jugadoras en el visor de una de las cámaras en pista: «Vamos, chicas a por el mundial, ¡viva España!’. Después, pocas horas antes de la final de España contra Inglaterra, compartió un vídeo en X (la red social antes conocida como Twitter) de apoyo a la Selección. Y, tras la victoria histórica, las felicitó: «¡Vamos! ¡Enhorabuena campeonas! Orgullo de España».

El murciano compartía su opinión en un momento en el que muchas figuras del deporte español, en especial dentro del propio fútbol masculino, han optado por guardar silencio.