Temas abordados por la ideología de los derechos animales.

El Palacio de la Magdalena de Santander fue testigo de esta tardía firma de la Declaración de Santander contra el animalismo y el antiespecismo, por parte del Real Federación Española de CazaASAJA, Fundación Toro de Lidia, UCTL, Alianza Rural, asociaciones de deportación de animales y las 11 asociaciones que forman la Federación de Razas Cárnicas de Cantabria (una demanda que ya se está extendiendo a nivel global).

«Compromiso con nuestra cultura, tradición, economía y medio ambiente» es el tema de esta declaración que representa el rechazo de la sociedad civil a la imposición de la ideología animalista, una doctrina que presupone la negación del mundo rural, que se construye sobre una relación milenios entre el hombre y el animal. En este contexto, Pedro Barato, presidente de ASAJA, aseguró que “esta ideología representa una enmienda sin precedente a la misma existencia de las comunidades rurales, cuyas prácticas y culturas han estado intrínsecamente ligadas al gobierno durante milenios”. Coincidiendo con sus compañeros, Barato definió esta ideología como «una utopía destructiva que no sólo pone en peligro la civilización humanista, sino también la continuidad de los paisajes rurales y la relación histórica entre humanos y animales».

Manuel Gallardo, presidente de la Real Federación Española de Caza, declaró que «las legislaciones referidas al bienestar animal han sucumbido a la ideología y al ‘buenismo’ animalista desde el cual se ha querido más al perro que al hijo, en lugar de tener en cuenta consideración que si toma en consideración el proceso evolutivo propio de la especie humana, por tanto es el conjunto de experiencias, tradiciones, costumbres y culturas que nos han permitido desarrollarnos como personas.»

puedo desaparecer

En relación al transporte de animales, Gallardo agregó que corre “riesgo de desaparecer” si sigue legislando contra el sentimiento común: “Deportes como el pádel si empieza a prosperar, sanciones por los impactos de aves contra las paredes de las pistas , hípica, pesca o negocio propio.»

Francisco Pérez, presidente de la Asociación de ganaderos cántabros «La Socarreña», declaró por su parte que «si estamos ocupados con la España rural y vemos que están pasando cosas que nos lo hacen imposible. Y si los defensores de los derechos de los animales de la ciudad suben con su tren, todas estas personas desaparecerán.»

Todo un aviso de presente y futuro que precedió, al final del acto, la intervención del presidente de la Fundación Toro de Lidia, el ganadero Victorino Martín, con la lectura de la fabricación (junto con el coloquio ‘Mundo rural y animal bienestar’, con la participación de Martín Martín y el pastor Nel Cane) y con la afirmación de que «es un orgullo estar rodeado de gente que tiene a los animales el centro de su vida y de su cultura y que está dispuesta a defender esta forma de vida». mundo por acuerdo».

¿Por qué la Declaración de Santander?

A continuación se exponen algunos de los argumentos que sustentan esta acción para luchar contra los efectos de la animalidad:

-El animalismo es, esencialmente, una ideología que une a sus ancestros en el utilitarismo y que, si bien con muchas temáticas y corrientes diferentes, establece un conjunto de derechos entre todos los animales con capacidad de sentir, entre humanos y no humanos. El antiespecismo sería la versión más extrema del animalismo, reduciendo a humanos y animales a una categoría común de «seres sintientes».

-El animalismo es un movimiento que defiende los derechos de los hombres y de los animales y que, por tanto, se opone radicalmente al uso de animales por parte del ser humano, ya sea para la investigación, para nuestra alimentación, para el entretenimiento o para nuestra vestimenta.

-La ideología de los derechos de los animales se impone incesantemente en nuestra sociedad, apoyada por poderosos lobbies que financian el movimiento.

-El animalismo no tiene nada que ver con el deber de cuidar a los animales, comprometiéndonos con lo que todos estamos comprometidos. El animalismo y el antiespecismo proponen el equipamiento de hombres y animales, una ideología que pretende imponerse y que es incompatible con nuestra civilización.

-El animalismo supone la negación sobre todo del mundo rural, de las comunidades que se han construido a lo largo de nuestra cultura mundial sobre una relación milenaria entre hombres y animales. El animalismo debe ser compartido con todos aquellos territorios que generen comunidades sostenibles, vertebradas, equilibradas y que tengan implicaciones tanto sociales como culturales.

-El animalismo busca crear una sociedad uniforme, homogénea, urbana, consumista y fácilmente manejable. Una sociedad que se alimenta de productos artificiales producidos por pocas empresas.

Invitamos a todos los colectivos de la sociedad civil a adherirse a la Declaración de Santander. Jugamos mucho como civilización.

Las asociaciones y empresas que lo deseen pueden sumarse al manifiesto a través de la página web declaraciondesantander.com.

es este se ata puedes ver el vídeo del evento


You may also like...