un cortocircuito habría provocado el incendio en la disco de Murcia

Menos de una hora antes de que la fiesta se volviera un infierno, la música latina retumbaba a más no poder y la gente, entre luces de colores, deco tropical y un taxi amarillo que colgaba del techo, subía reels a sus cuentas de Instagram en Fonda Milagros, una de las tres discotecas que ardieron en la madrugada de este domingo en Murcia.

Hasta ahora se confirmaron 13 muertos, 3 desparecidos y cuatro personas que fueron internadas con complicaciones respiratorias: dos chicas, de 22 y 25 años, y dos hombres, de 41 y 45.

Sólo tres de las personas que murieron en el incendio, por ahora, pudieron ser identificadas a través de sus huellas digitales. El resto de los cuerpos, dañados por las llamas, requerirán un procedimiento más complejo, y por ADN, para establecer quiénes eran.

“Murcia es una ciudad pequeña en la que nos conocemos la mayoría de las personas y estamos desolados por la tragedia”, dijo a Clarín Sara María Cutiopala Alulema, una ecuatoriana que estuvo en Fonda Milagros con cuatro amigas hasta las cinco de la mañana.

“Me fui una hora antes del incendio”, contó Cutiopala, que es activista social, politóloga y mediadora intercultural y lleva más de dos décadas en Murcia.

Eric Hernández cumplía 30 años y estaba festejando, con amigos y familiares, en Fonda Milagros, el boliche que se llenaba cada fin de semana con fanáticos de la movida colombiana.

No se sabe nada de él, que trabajaba como repartidor de Coca-Cola y era nicaragüense. Ni de él ni de varios invitados a su fiesta.

Los bomberos en la puerta de la disco de Murcia. Foto Reuters

El local, donde las primeras investigaciones ubican un posible cortocircuito que habría provocado el incendio, tiene dos pisos. El chispazo se habría iniciado en la planta de arriba y de allí se habría propagado hacia Teatre y Golden, las otras dos discotecas que están pegadas, una a la otra, sobre la misma cuadra.

“Comenzamos a ver salir llamas por los conductos de aire”, dijo un joven que logró escapar a tiempo de la discoteca.

Los cuerpos hallados hasta ahora estaban en Fonda Milagros. Eran personas que estaban en el piso superior de la discoteca. Y aunque aún no pudieron ser todos identificados, la mayoría de los desaparecidos pertenecen a la comunidad de nicaragüenses de Murcia.

“Eran las seis de la madrugada cuando mi primo me dijo que nos fuéramos ya porque era muy tarde y, cuando empezamos a bajar por las escaleras, comenzamos a sentir el olor a humo”, contó a la prensa española Arlem García, una mujer de 42 años que, con un vestido verde de fiesta, era una de las invitadas al cumpleaños de Eric.

El festejo había comenzado a las ocho y media de la noche en un restaurante y luego siguió, a la una de la mañana, en el boliche de la zona de Atalayas, un polígono industrial rodeado de concesionarios de autos cerca del Centro Comercial Atalayas y del Palacio de los Deportes que este domingo se convirtió en centro de asistencia para los sobrevivientes y los familiares de las víctimas.

El hermano de Eric, Sergio, había reservado para el festejo del cumpleaños uno de los vips del piso de arriba de Fonda Milagros. Allí, entre ron y gaseosas, celebraban los hermanos Hernández, su mamá, Marta, la nova de Eric, Orfilia, y un grupo de amigos, entre los que estaba Arlem.

Le dije a una de mis amigas: Huele a quemado

La palabra de un sobreviviente

“Cuando nos íbamos, estábamos llegando a la puerta de salida, después de bajar las escaleras, se olía a humo cada vez más. Le dije a una de mis amigas: ‘Huele a quemado’. Nos dimos la vuelta para intentar subir al palco a avisar al resto del grupo, pero en las escaleras ya había personal de seguridad de la discoteca y no nos dejó regresar porque estaban desalojando.”

“Caiga quien caiga”

“La estructura superior ha colapsado hacia el interior y los materiales tienen todavía una alta temperatura -explicó Diego Seral, portavoz y subinspector de la Policía Nacional-. Hasta que no baje la temperatura, la Policía Científica no puede entrar al lugar.”

“Primero vamos a atender a las personas y después a las responsabilidades. Pero sea quien sea, caiga quien caiga y cueste lo que cueste, todo esto se va a aclarar hasta sus últimas consecuencias”, dijo el alcalde de Murcia, José Ballesta, luego de reunir un comité de emergencia.

Mi cariño y solidaridad con las víctimas y familiares del trágico incendio ocurrido esta madrugada en una discoteca de Murcia”, expresó en redes sociales el presidente del gobierno en funciones, Pedro Sánchez.

Lo hizo cerca de la una del mediodía, casi cinco horas después de que los bomberos controlaran el incendio.

El líder del Partido Popular, Alberto Núñez Feijóo, también dio sus condolencias a través de su cuenta de X, ex Twitter. Lo hizo un día después de haber declarado que el debate de investidura de esta semana en el que fracasó su intento de convertirse en presidente del gobierno español “ha merecido la pena”.

No es la primera vez

Es la mayor tragedia en una discoteca desde 1990, cuando 43 personas murieron en Flying, un boliche de Zaragoza donde un falló eléctrico provocó un apagón en medio del cual se desplomó un falso techo que aplastó a la gente.

Teatre, una de las disco afectadas por las llamas esta madrugada de domingo, vivió un susto en 2009, cuando debió ser desalojada por un problema eléctrica en el sistema de iluminación exterior del local. Por entonces no hubo heridos ni muertos.

Pero fue en 1983 cuando España padeció la peor catástrofe en una disco: sucedió en Alcalá 20, un boliche de Madrid, donde una chispa de un cortocircuito desató las llamas que calcinaron a decenas de personas. Hubo 81 muertos por quemaduras, inhalación de humo o aplastamiento en la desesperación por huir del lugar.

En 2012, durante una fiesta multitudinaria de Halloween en el Madrid Arena, cinco chicas murieron por las heridas que les produjo una avalancha. Tenían entre 17 y 20 años.

En abril de este año, en un restaurante de Madrid, tres personas murieron en el incendio que habría provocado un plato flambeado que encendió la decoración del lugar.

La ciudad de Murcia decretó tres días de luto.

Hasta muy tarde, en el Palacio de los Deportes, cerca de Fonda Milagros, ya convertida en escombros, psicólogos daban contención a los familiares que buscan a quienes el sábado a la noche no volvieron a casa de la disco.

You may also like...