Un hombre contrató a una persona y fue abatido por la Policía

A tiroteo trágico Vi esto en la entrada de un hospital psiquiátrico. Nuevo Hampshireen el noreste de Estados Unidos. El atacante presuntamente disparó a una personadejemos al menos dos horas, y luego fue abatido por la policía.

El violento episodio ocurrió a última hora de la tarde de ayer en el atrio del centro médico de Concord, capital del citado estado, tras informar al jefe de la policía estatal, Marcos Salaen una conferencia de prensa que tuvo lugar a última hora en este centro de salud.

Asimismo, explicó que un oficial parado frente al edificio interfirió después de eso. la persona sospechosa abrirá fuego y dañará a una persona.

En tanto, no brindó detalles sobre el identidad de la víctima, quien falleció tras ser trasladado a otro hospital de la ciudad. Tampoco mencionó el nombre del tirador caído.

Más recientemente, la policía y los servicios de seguridad y emergencia de este estado rural anuncian en sus stories varias víctimas«.

Sucedió en el Centro de Salud Estatal de New Hampshire. Foto: AP.

Si también se desconocen los motivos, porque el sospechoso inició el tiroteo y la investigación se centró en esclarecer los hechos.

«Estamos sinceros y alentados por el accidente de hoy en el Hospital de New Hampshire. Nuestros corazones están con la familia de la víctima», dijo Lori Weaver, comisionada del Departamento de Salud y Servicios Humanos de New Hampshire.

El Hospital de New Hampshire es un centro de salud psiquiátrica administrado por el estado. Según datos estatales, estas calles contaban con unas 150 habitaciones ocupadas en el edificio.

Dos muertos y menos que los herederos dejó el tiroteo en el hospital de New Hampshire.  Foto: AP.Dos muertos y menos que los herederos dejó el tiroteo en el hospital de New Hampshire. Foto: AP.

Asesinatos y tiradores son casos cotidianos en Estados Unidos. Uno de los pobres de los últimos años vivió el final de octubre en el estado de Maine: armado con un rifle semiautomático, un hombre abrió fuego en una bolera de Lewiston y, diez minutos más tarde, en un bar-restaurante de esa misma ciudad. superficie de 36.000 habitantes. Hasta 18 personas y más de una decena de invitados. Luego, el tirador se suicidó.