El PNV advierte de que “vienen semanas intensas” para “hablar del modelo territorial”

El PNV ha celebrado la gran fiesta de su partido, el Alderdi Eguna (Día del Partido), con un discurso en el que ha primado la clave interna y la voluntad de arengar a sus militantes de cara a un curso político trascendental, que concluirá, previsiblemente en junio, con elecciones vascas. “Vienen a por nosotros”, han pronunciado tanto el lehendakari, Iñigo Urkullu, como el presidente del partido, Andoni Ortuzar. Los dos dirigentes jeltzales han urgido ante esta coyuntura a “recoser el partido y volver a ilusionar” al tiempo que, en palabras de Ortuzar, han puesto el foco en la oportunidad que se abre en Madrid para revisar el modelo territorial: “Tenemos ante nosotros una oportunidad apasionante”.

Los resultados de las dos últimas citas electorales habían disparado la expectación tanto ante la capacidad movilizadora del PNV en la gran fiesta de su partido como alrededor del mensaje que enarbolarían los dirigentes jeltzales.

Preocupación en el partido

En relación con el primer punto, el PNV ha superado el examen y ha logrado reunir en las campas de Foronda a varios miles de militantes, lejos del nivel de años en los que la politización en la sociedad vasca y la capacidad de movilización de los jeltzales eran mayores, pero sí a un nivel suficiente como para ofrecer una imagen de fortaleza y cohesión. Es evidente que existe preocupación en el seno del partido tras los últimos reveses electorales y que hay murmullo en el ambiente en torno a los porqués de un declive electoral muy acelerado, pasando en cuatro años de su techo electoral a prácticamente su suelo en municipales y generales.

Los jeltzales buscaban una jornada como la de hoy para insuflar optimismo entre los suyos y cargar las pilas de cara a un curso electoral vital para su futuro. Los discursos pronunciados por Iñigo Urkullu y Andoni Ortuzar han ido dirigidos a ese objetivo.

Un momento «apasionante»

Básicamente, sus palabras han buscado advertir de la exigencia de la coyuntura política y electoral y han tratado de azuzar a la militancia ante un corto plazo que, en todo caso, han dibujado como “apasionante”, aludiendo a la ventana de oportunidad que ven en Madrid para reformular el modelo territorial y, también, a los retos que afronta Euskadi en materia social, económica, demográfica o climática

Es decir, Urkullu y Ortuzar han querido ofrecer una radiografía del momento, exigente, pero al mismo tiempo estimulante, y han mostrado también la vía por la que pretenden volver a conectar con el electorado: ser más PNV que nunca, recuperando la cuestión territorial y enarbolando un discurso propio, sin concesiones ni a izquierda ni derecha.

El «vienen a por nosotros»

En relación con el momento político, Urkullu ha advertido de la complejidad de la coyuntura desde un punto de vista político y electoral. “Nos han estado esperando y vienen a por nosotros”, ha señalado. El lehendakari, en ese sentido, ha reivindicado el poder de “un partido más unido que nunca” para hacer frente a esta coyuntura.

Ortuzar ha repetido ese “vienen a por nosotros”, aunque ha tratado de dibujar un horizonte optimista, apelando a la cohesión en el seno del partido, a su recorrido histórico y a una propuesta política que ocupe la centralidad política. “Ni de izquierdas ni de derechas. Euskadi y democracia”, ha señalado, como ya hiciera hace algunas semanas en un acto en Zarautz.

El presidente del PNV, además, ha subrayado la complejidad del momento político en España, pero haciendo énfasis sobre todo en la “oportunidad” que se abre para Euskadi en torno a la negociación de la investidura.

“La democracia en España está malita (en euskera ha dicho “débil y enferma”), no hay más que ver el circo que se ha montado en el Congreso por hablar en euskera, catalán y gallego. Estamos dispuestos a aportar, pero queremos que se nos corresponda. Durante 20 años ha sido imposible hablar del modelo territorial del Estado, ha sido imposible el más mínimo debate sobre el reconocimiento nacional de Euskadi o de Catalunya. Pues bien, ha llegado la hora de hacerlo, con prudencia, pero con valentía. Estamos listos”, ha indicado.

Ortuzar ha añadido que “vienen semanas intensas”, aunque también una “oportunidad apasionante”. “Esta oportunidad depende de nuestras propias fuerzas. Hay que salir del confort de los batzokis para abrirlos a las nuevas realidades como siempre hemos hecho”, ha indicado.

La búsqueda de la centralidad

El lehendakari, por su parte, ha dedicado buena parte de su intervención a insistir en el modelo que plantea para Euskadi, en un esfuerzo por remarcar perfil propio que da una idea de la línea política que seguirá mirando a las elecciones de la próxima primavera.

Urkullu ha destacado que «la clave del PNV durante sus 128 años de historia» es «su compromiso por los principios y valores del humanismo». «La centralidad de la persona es el primer valor. Es nuestra prioridad y la abordamos con humildad, cercanía y sinceridad», ha añadido.

«El segundo valor es compartir la prosperidad y contribuir a generar riqueza y distribuir esa riqueza con equidad. El tercer valor es la cohesión social sobre la base de la justicia social, para combatir y mantener políticas de inclusión y solidaridad. El cuarto valor es la cultura política de la colaboración, el acuerdo y las alianzas, que constituye una seña de identidad de nuestro proyecto», ha enumerado.

Finalmente, Urkullu ha dedicado una parte de su intervención a defender la gestión de su Gobierno frente a «mensajes catastrofistas» y las «críticas destructivas que pretenden dañar la reputación» de Euskadi, así como «las huelgas y manifestaciones» realizadas «por intereses políticos»

“Hace diez años la tasa de paro era del 16,6%, hoy de 7,4%. El gasto por persona en salud era de 2.700 euros, hoy 3.500, más que la media europea; el gasto por persona en protección social era de 7.900 euros, hoy de 9.900, más que en Europa. Industria y servicios avanzados por encima del 40% de la economía vasca, más que la media europea. Euskadi entre los siete primeros países europeos con mayor igualdad de género. Un 92% de la población vasca vive alejada de la pobreza. Mejor que en Europa», ha enumerado.

Dirigente de Junts en el Alderdi Eguna

Jordi Turull: «Son infinitamente más las cosas que nos unen a ambas formaciones» 

El secretario general de Junts, Jordi Turull, ha asistido al Alderdi Eguna y, de hecho, ha ocupado un lugar preferencial en la tribuna reservada para militantes destacados del PNV, cargos públicos del partido e invitados de otras formaciones (también han asistido representantes del BNG o Coalición Canaria, entre otras formaciones). En declaraciones a los medios de comunicación, Turull ha mostrado su satisfacción por acudir a la cita jeltzale y ha advertido que son «infinitamente más las cosas» que unen a ambas formaciones que las que les pueden separar. «Estamos muy contentos de estar aquí, y más en estos días en las que estamos viendo cómo se están uniendo los del ‘atado y bien atado’ con los del ‘a por ellos’, no sé si para espantar o para condicionar», ha censurado.
Respecto a la sesión de investidura de esta próxima semana en el Congreso del candidato del PP, Alberto Núñez Feijóo, Turull ha sostenido que fue Carles Puigdemont quien determinó «los puntos cardinales» de Junts y ha apostado por el «hermetismo y la discreción».
«Es momento de trascender. La oportunidad está aquí y no vamos a jugar a la especulación o a alardear. No vamos a jugar con especulaciones a través de los medios de comunicación», ha añadido.
Por último, ha valorado que entre «Catalunya y Euskal Herria siempre ha habido un reconocimiento, un respeto y amistad entre naciones, sabiendo que cada una marca sus ritmos y sus prioridades».

Lee también