Gigantes del Basket, la revista eterna

Por

En noviembre de 1985, Gigantes del Basket realizó su primera publicación. El 11 de noviembre es la fecha que pone en la revista, pero salió el día 4, ya que en la época era costumbre en los semanarios que apareciera el último día de venta. Todo ocurrió en la semana que unía octubre con noviembre, en la redacción de la calle Arzobispo Morcillo 24, en la que la editorial Hobby Press había alejado a tres redactores: Paco Frutos (director después durante 25 años), Manolo Vega (primer director) y Sixto Miguel Serrano. Detrás de esa primera publicación vendrían muchas más: en total, 38 años de baloncesto en los que se repasaron y se vivieron algunos de los éxitos más grandes de la historia de este deporte. Se pasó por el triplete del Split en la Euroliga, los Juegos Olímpicos de Barcelona en 1992, los éxitos europeos del Joventut y del Real Madrid y una década gloriosa que desembocó en una era aún más grande, la más increíble que jamás ha vivido el baloncesto español.

Ahí se dio paso a la generación de los Júniors de Oro, los éxitos internacionales, la potencia del baloncesto femenino, la incursión de la NBA y la incipiente carrera de un Pau Gasol que escribiría algunas de las páginas más importantes de siempre. Y las maravillas de la Selección española, que Gigantes contó siempre en un primer plano: 15 medallas en la sección femenina y 20 en la masculina desde 1985 hasta ahora. Cuatro de ellas en los Juegos Olímpicos, tres platas y un bronce de forma combinada. Y el repaso constante de la actualidad, con más españoles que nunca repartidos en los cinco continentes y un talento que permite que se pueda llegar a todos los lugares del mundo.

Gigantes del Basket entra en el Hall of Fame del baloncesto español tras 38 años de cobertura permanente. «Es el reconocimiento a un medio que ha sido testigo de casi todo lo bueno que le ha pasado al baloncesto español, tanto en la selección masculina como en la femenina. Los años dorados del baloncesto español, incluyendo la llegada de jugadores a la NBA, la generación de los Júniors de Oro y todas las medallas de los años posteriores, así como los éxitos, han tenido como denominador común a Gigantes«, nos cuenta David Sardinero, director de la revista, que atendió a AS con motivo de este ingreso en el Salón de la Fama.

Para el periodista, hay «un valor documental y periodístico» en Gigantes que «se amplía cada mes y cada día«. «Los que trabajamos en la revista tenemos la responsabilidad de cuidar lo que hacemos todo lo posible. Este tramo del baloncesto español no se puede entender sin la presencia de Gigantes. Tenemos un legado que cuidar. Gigantes estuvo ahí hasta en los momentos en los que no era fácil comunicar«, añade Sardinero, que reconoce que es un honor entrar en el Hall of Fame y agradece el reconocimiento.

«Podemos verlo desde un punto de vista histórico, pero también desde el punto de vista actual. Al fin y al cabo, es un medio especializado y profesional. Hay medios deportivos generalistas muy buenos que cubren la actualidad y exploran nuevos formatos, pero Gigantes está especializado en baloncesto. Y la gente de aquí trabaja, cobra y se dedica a ello. Por eso es algo diferente en España. Y todo esto es por desgracia: ojalá hubiera muchos más«, asegura Sardinero.

Este tramo del baloncesto español no se puede entender sin Gigantes. Tenemos un legado que cuidar

David Sardinero

Gigantes tuvo una periodicidad semanal desde su primera publicación hasta octubre de 2012, cuando después de 1.405 números, pasó a ser editada mensualmente. Para Sardinero, que entró en la revista un año después (y se convirtió en director en 2015) «el paso de semanal a mensual era algo necesario. Una publicación en papel tiene unos procesos y unos tiempos que primero no conoce y luego no está acostumbrada. La gente está acostumbrada a la inmediatez y tener el análisis casi en tiempo real y el papel tiene un proceso físico que te lleva un tiempo. se optó por un formato real para tener las cosas más reposadas. Con la revista se intenta dar un toque más atemporal«, dice un director que también piensa que el papel no va a desaparecer a corto plazo en la profesión. «Yo defiendo que para nichos pequeños y en producciones pequeñas va a seguir habiendo espacio«.

El futuro de Gigantes es tan esperanzador como lo fue su pasado. Antes fue una revista, ahora es mucho más: hay una web, organiza campus en verano en los que participan 3.000 niños repartidos en 20 provincias distintas y hace un trabajo que acompaña a la marca. Eso no quita, como cuenta Sardinero, que se siga cuidando la revista en su formato físico. Pero el crecimiento tendrá lugar tanto en la revista como en otros campos que, si bien no se ven tanto a nivel periodístico, sí son importantes para mirar al futuro: «Queremos que se siga manteniendo como una publicación de referencia en papel y que, a la vez, haya un crecimiento en otras vías de desarrollo«, dice Sardinero. Gigantes del Basket es parte indispensable de la historia del baloncesto español. Y, ahora, muchos años (décadas) después, consigue su gran reconocimiento. El broche de oro. El Hall of Fame.