La última frontera del dron deportivo

El fútbol vuela desde hace un tiempo con él. “La tecnología dron llegó como un tsunami”, apunta Luis Llagostera, CEO y fundador de Fly-Fut, empresa pionera en la grabación de partidos y entrenamientos con dron. Primero fue la competición amateur con resúmenes personalizados y la emisión de partidos en streaming. Luego, llegó el salto a la élite para un estudio en detalle. “El mejor análisis te lo da la mejor imagen. Y la mejor imagen, con el plano cenital y el plano en progresión, te la da el dron”, indica certero Llagostera.

Los drones empiezan a ser clave para la elaboración de la estrategia. Ayuda a preparar jugadas específicas para faltas o saques de esquina.

Manchester City o Mónaco abrieron el camino. Hoy el fútbol español sigue la senda. Sevilla, Atlético, Valladolid y Leganés, entre otros, han incorporado para su día a día el análisis con dron.

“Cuando un lateral llega tarde a recuperar la posición o el centrocampista no llega para cubrir al compañero se ve perfecto con el dron. Resulta clave para la elaboración de la estrategia. Ayuda a preparar jugadas específicas para faltas o saques de esquina. Y queda muy clara también la distancia entre líneas. Buscamos que siempre entre desde el último defensa al último delantero”, explica Pedro Villegas, director de operaciones de la compañía. “Aplicamos capas de inteligencia artificial para seguimiento de un jugador en concreto, la velocidad media, número de pasos dados, tiempo de reacción”, añade Álvaro Ibáñez, director de producto e innovación.

Pero la revolución del dron alcanza mucho más allá. El plano aéreo gana en agilidad y espectacularidad. Es parte esencial del lenguaje audiovisual deportivo y traslada al espectador a una nueva dimensión. “En el fútbol se usa para adornar la retransmisión en previas, descansos o postpartidos. No conviene abusar durante el juego porque lo más importante es contar lo que ocurre en el encuentro”, concreta Molés, jefe de Realización de Deportes de Movistar+.

“Tiene una gran aplicación en deportes rápidos como el eslalon en el esquí, la Fórmula 1 o incluso el atletismo. Introduce realismo y velocidad y el espectador se siente dentro de la acción”, añade Molés.

Un dron sobrevuela la pista durante un partido del Campeonato Nacional de la NCAA en Houston.

Su versatilidad y su precio amplían además su rango de acción. “Los drones tienen dos ventajas fundamentales: los planos aéreos pueden empezar mucho más cerca del suelo y son una opción mucho más barata que grabar desde un helicóptero. Por contra la cámara es mejorable y los movimientos, limitados. Lo próximo será mejorar los enlaces de transmisión para ganar en calidad de imagen y control desde la unidad móvil en los directos”, añade Luis García Colombo, jefe del Departamento de Retransmisiones de la plataforma.