Sánchez, en Jerusalén, al primer ministro Netanyahu: “El número de palestinos muertos es verdaderamente insoportable” | Internacional

Pedro Sánchez es a veces el líder europeo más rotundo que ha demostrado la necesidad de poner a Israel en alerta y condenar el bombardeo de Gaza que está provocando la muerte de miles de civiles. Y no redujo la dureza de sus críticas en sus encuentros con las autoridades políticas de este país durante su visita a Jerusalén, en la primera etapa de un viaje que tras llevarlo a la capital palestina, Ramala, y estas visitas tiene como su último destino Egipto, El Cairo y la carretera principal de Rafah. El líder español pidió subrayar, incluso en el sitio más difícil de hacerlo, en Jerusalén, ante el líder del Gobierno israelí, que España no iba a convocar ante la muerte de miles de civiles y niños palestinos ante los bombardeos del ejército israelí en Gaza. . .

Sánchez habló muy claro en su encuentro con el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu: “El mundo entero está impresionado por las imágenes que vemos en el diario de Gaza. El número de palestinos muertos es verdaderamente insostenible. Debe distinguir claramente entre objetivos militares y la protección de civiles”, afirmó el líder conservador. Sánchez también se solidarizó con el país: “Durante décadas, España ha resuelto el problema del terrorismo, porque entonces podemos entender la frustración y el dolor de Israel por los espantosos actos terroristas de Hamás”. Aunque también añadió, en alusión a la experiencia española con el fin de ETA: «porque él también sufre en España, estoy convencido de que el terrorismo no se puede erradicar exclusivamente mediante el uso de la fuerza». Sánchez defendió ante Netanyahu la solución de dos Estados y la necesidad de una conferencia de paz: “Israel tiene derecho a defender los ataques, pero hay que tenerlo claro, Israel también debe cumplir con el derecho internacional y humanitario”, dijo. . «Debemos prevenir urgentemente la catástrofe humanitaria», afirmó.

Netanyahu también cuestionó la redondez de su visión: “Hamás es un enemigo expresamente cruel e inhumano que quiere eliminar al Estado judío. Son los nuevos nazis. Si los vencedores aquí intentarán destruir el Cercano Oriente y luego irán a Europa. Eso no es una exageración. Odian, nuestra civilización es libre y quiere destruirla. Si no juegas contra los bárbaros, ganarás».

Pedro Sánchez durante una visita al Kibutz Beeri, este jueves.luis de vega hernandez

Poco antes, Sánchez se había reunido con el presidente israelí, Isaac Herzog, antes de que el jefe del Gobierno español también mostrara su solidaridad con Israel, como siempre hizo en todos sus discursos, por las gestiones de Hamás el 7 de octubre, que provocaron 1.200 muertes, en sus alcaldes civiles, pero la policía insistió en que la respuesta debe ser proporcionada. Desde entonces hasta ahora, más de 14.500 palestinos han muerto en ataques israelíes, 5.600 menos, según las autoridades sanitarias de Gaza.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

“España compartió el dolor de Israel por los terribles atentados del 7 de octubre. Israel tiene derecho a defenderse, pero debe respetar el derecho internacional. La respuesta no puede pasar por la muerte de inocentes, incluidos miles de niños», proclamó el presidente español mientras Herzog le miraba con cara muy seria.

Sánchez, con el viaje de su homólogo belga, Alexander de Croo, destacó la posición española, que implica la defensa de la solución de dos Estados, el reconocimiento de Palestina y la necesidad de celebrar una conferencia de paz lo antes posible. Esto último lo negoció en la última reunión de la UE, en la que muchos miembros que no quisieron hablar del incendio y el líder español, para no olvidar que esa posición era inverosímil, optó por buscar la inteligencia en la conferencia. de paz .

“Necesitamos detener esta catástrofe y ayudar a los palestinos. Hay que proteger a los civiles. Debemos busca alto fuego humanitario. Las autoridades palestinas deben eliminar el control de Gaza. La solución de dos Estados debe implementarse para derrotar al terrorismo y garantizar la seguridad de Israel. Debemos organizar una conferencia internacional de paz lo antes posible. Debemos acceder a la estabilidad de un Estado palestino viable. Los israelíes y los palestinos tienen derecho a vivir en paz y seguridad. Pueden contar con España para ello”, informó el presidente.

Herzog informó que Israel vive «horas críticas esperando avistar al primer grupo de secuestradores» tras la tregua temporal con Hamás, que aún no ha entrado en vigor. “Las familias están esperando el regreso a casa de niños, bebés, mujeres, hombres… que todos regresan a casa. Pero para ello debemos estar seguros de que Hamás cubre los términos del sentimiento. Después de que Irán tomó medidas para mejorar la situación humanitaria en Gaza, introdujo hospitales en el país, alimentos, medicinas y protegió los corredores humanitarios del norte al sur. Esperamos que sea posible erradicar a Hamás y cambiar el futuro de Gaza”, dijo.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, se reunió con Sánchez y De Croo y mostró un vídeo con imágenes de «violencia extrema» de los ataques de Hamás, según una fuente de La Moncloa. Estas imágenes fueron diseñadas por algunas revistas extranjeras y líderes internacionales, como el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken. No jugaron públicamente porque el Gobierno de Israel se dio cuenta de que podía desmoralizar a su población. Tras ver estas imágenes, Sánchez expresó su solidaridad, pero también pidió aclarar que la respuesta no puede ser un bombardeo indiscriminado a la población civil.

De Croo, que sigue una línea similar a la de Sánchez, fue, sin duda, más suave en su discurso ante Herzog que en español. Este fue uno de los últimos primeros ministros europeos en visitar Israel y ocupó los cargos más críticos dentro del Veintisiete con el bombardeo israelí a Gaza y toda la decisión de dejar a la población sin agua, electricidad o combustible. Otro de los más duros de Europa fue Josep Borrell, jefe de la diplomacia europea, que estuvo la semana en una visita similar a la de Sánchez y afirmó que «lo que marca la diferencia frente a una sociedad civil de un grupo terrorista es el respeto a la vida humana». . Toda la vida vale lo mismo.»

Sánchez quiere mostrar una posición intermedia y por ello dio la bienvenida a Israel, rindió homenaje a las víctimas y visitó el Kibutz Beeri, uno de los epicentros de la masacre de Hamás, que lo dio todo al 10% de sus habitantes. Los presidentes español y belga se han sentido alentados por la historia de las casas destruidas entre los ataques, con los juegos infantiles en la Edad Media, y por conocer de primera mano las historias de los asesinados y secuestrados. “Eran gente trabajadora, que se levantaba todos los días para ir a trabajar, que anhelaban la paz con sus mayores. Debemos unirnos para que esto no suceda”, comentó el presidente visiblemente emocionado.

Sánchez completó una intensa jornada en Ramala, capital de Cisjordania, donde se reunió con el líder de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmud Abbas. El presidente español la trasladó a la petición del reconocimiento de Palestina pero en general garantizó que está trabajando para lograr la solución de los dos Estados, Israel y Palestina, y Abbas le dio la bienvenida. El líder palestino también lamentó que la Autoridad Palestina hubiera recuperado el control de Gaza que había perdido en manos de Hamás, una de las plantaciones que Sánchez tradujo a Netanyahu como salida de la situación.

La jornada acabó con una reunión en el aeropuerto de Tel Aviv con 25 familiares de rehenes secuestrados por Hamás.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_

You may also like...