Sin cambio de tercio: también un mandato de Djokovic

Quienes se aventuran al final de la santísima trinidad del tenis, el cambio de tercio, deben tener esperanza.

(La santísima trinidad del tenis: Novak Djokovic, Rafael Nadal y Roger Federer).

Si Rafael Nadal (37) volvió a escena –si lo hizo a principios de 2024, lo mismo viene contando estos últimos días–, Novak Djokovic (36) es una leyenda empleada para siempre. Ella no regala nada, no quiere nada para nadie, no le importa dónde juega, ni antes.

Si nos fijamos en Carlos Alcaraz (20), el cachorro que reivindica el liderato mundial, dice Djokovic las alas cortas (basta con repasar el día de la esperanza, el sábado, la semifinal en el Pala Alpitour).

Se juega en Italia y ante Jannik Sinner (22), el italiano, el modelo.

El público de Turín está enojado con Sinner, el italiano, primer jugador transalpino en la final de las Nitto ATP Finals, pero llega Djokovic, en territorio hostil. Lo hizo desde el primer punto, desde la derrota de la final: Djokovic no se conformaba con el récord de Grand Slams (24, al igual que Margaret Court). También quiero el récord de las copas de máster (sumaba seis hasta ayer, ahora lo eres, uno más de los que ha reconocido Roger Federer).

Sin oposición

Pecador esperas 38 minutos, cuando el serbio te rompe el bolso por primera vez

En el ciclo de Djokovic, Sinner es absorbido, zarandeado y lanzado desde las alturas. Esta vez no habrá tenido clemencia: Djokovic no le va a dejar respirar, le va a impedir unirse a la fiesta, así que no querrá repetir lo que pasó en la fase de grupos, la próxima vez, cuando Tenías que ser Sinner quien la sorprendió y la hizo dudar de todo.

Ahora lo siento, Djokovic es un genio enfurecido, y cuidado con la afirmación: la furia no le pone nervioso, pero sí le eleva. Justo cuando el partido lucha, Djokovic sigue volando.

Djokovic mete dos aces en su primer juego de servicio, levanta cuatro en el segundo, y también lanza bolas y puntos lanzados a 160 km/h, y Sinner mantiene el gesto hierático, es el hombre del cielo.

Incluso si lo odias.


Jannik Sinner se queja de un error, este domingo en Turín

Tiziana Fabi/AFP

Pecadora llegas a los 18 minutos, cuando la serbia de los 24 Grand Slams, la tenista con más semanas en la historia del tenis mundial, rompe su saque, para luego seguir acelerando y no le concede ni una sola opción de rotación. , y Mira el primer manga en apenas 38 minutos, con seis tableros en su escenario (para los tres Sinners), muchos de ellos apuntando a la T, que espero, el pequeño Sinner y la pequeña italiana, que lo añora.

Un ciclón de tenis

De momento, Djokovic suma diez puntos; y cierra la victoria con tres ases

Los hijos de Djokovic (Stefan, de nueve años, Tara, de seis) asisten a la actuación de su padre, un padre que siempre ha soñado con esto, con lucirse ante sus pequeños.

“Siempre quiero actuar antes que él, tener las partes de lo que estamos haciendo”, confiesa el serbio, que ahora está matando a Sinner, tiene la mandíbula entre las manos y no va a levantarla: justo cuando el segundo set camina penosamente , rompe el saque del italiano, los rompe de blanco, y al instante mete tres aces más (serán tres al final del partido), incluso mete diez puntos consecutivos, y Sinner asume su destino.

Todos los días serás un maestro del tenis.

Pero ahora, Djokovic lo ha visto en seis ocasiones.