200 trabajadores humanitarios muertos, otro triste récord de la guerra de Gaza | Internacional

Mientras el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, se recupera de una operación de hernia en un hospital de Jerusalén, se produce un ataque aéreo en Gaza entre miembros de World Central Kitchen (WCK), la ONG del chef español José Andrés que distribuye alimentos en Gaza para hacer frente a la grave crisis humanitaria. Desde el hospital, nada suscitó mayor conciencia e indignación internacional por un ataque contra quienes perdieron la vida que países occidentales como el Reino Unido, Polonia o Australia, calificando el incidente de «trágico» y «involuntario». y promovió una investigación antes de añadir: “Sucede en la guerra”.

En esto, al menos, pasan muchas cosas. Alrededor de 200 cooperantes murieron en Gaza entre el inicio de la guerra «debido al ataque multitudinario sorpresa de Hamás» y el fallecimiento del día 20, según datos de la ONU. En la vuelta a los tres dígitos que marcaron otros conflictos en el mundo, como Siria, Afganistán o Somalia, en su año más mortífero, según informó este martes el coordinador humanitario de la ONU para los territorios palestinos ocupados, Jamie McGoldrick, al recordar que el El bombardeo de este martes “no es un accidente inesperado”. Los fallecidos pertenecen a las agencias de Naciones Unidas, la ONG o la Media Luna Roja Palestina. Son casi todos palestinos, porque su muerte pasó más rápidamente y no generó anuncios de “investigaciones exhaustivas”. “A partir de octubre de 2023, los territorios palestinos ocupados se han convertido en uno de los lugares más peligrosos y difíciles del mundo para trabajar”, ​​añadió McGoldrick.

La última información sobre el impacto acumulado de la guerra proporcionada por la Oficina de Reclutamiento Humanitario de la ONU, del paso del 13 de marzo, muestra el impacto medido en la Agencia para los Refugiados Palestinos (UNRWA), la mayor y la «coraje latente en la respuesta humanitaria en Gaza». en palabras del subsecretario general de Asuntos Humanitarios y coordinador de la ayuda de emergencia de la ONU, Martin Griffiths. De las 174 muertes de agencias de la ONU, 171 fueron de la UNRWA. Los otros tres, de la Organización Mundial de la Salud, el Programa de Desarrollo y la Oficina de Servicios de Proyectos. Otras 14 fallas fueron atendidas en Media Luna Roja Palestina, el principal servicio de emergencia.

Mujeres y niños palestinos cruzan del norte al sur de Gaza por la carretera de Al Rashid, el pasado día 21.MOHAMMED SABLE (EFE)

Una importante ONG, Medici Sin Fronteras, perdió cinco trabajadores locales. Dos de ellos, bajo un bombardeo sobre su refugio en Al Mawasi, la zona que el ejército israelí declaró «segura» y a la que instó a dirigirse hacia los movimientos del norte y el mar de Jan Yunis, al sur, antes la invasión.

En febrero, un convoy con ayuda humanitaria (claramente marcado con la insignia de la ONU y previamente coordinado con el ejército israelí) fue bombardeado por la Armada israelí mientras esperaba obtener el control militar. Nadie resultó herido. Sólo sufrirá daños en el vehículo. Un mes antes, otro ataque destruyó la sede en la ciudad de Gaza de la ONG Handicap Internacional, que se centra en la rehabilitación de herederos y amputados en conflictos armados. El ejército israelí conocía las coordenadas del edificio a través del sistema de la ONU.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

Operaciones paralizadas

Otra organización en Gaza es American Near East Refugee Aid (Anera). Coincide con que WCK tiene su sede en Estados Unidos y ha anunciado este martes que paraliza temporalmente sus operaciones de asistencia en Francia al considerar que «no es viable» llevarlas a cabo «de forma segura». El coordinador de logística, Mousa Shawwa, murió el día 8: también en un ataque aéreo en la zona de Deir al Balah. El ejercicio arrojó en varias ocasiones las coordenadas del lugar donde se refugió con su familia, según la ONG.

Los cadáveres de este martes, según afirmó el portavoz de Naciones Unidas, Stéphane Dujarric, son “el resultado inevitable de cómo nos han llevado al abismo”. Hamás acusó a estos Martes en Israel de haber ignorado el conocimiento de que eran trabajadores humanitarios para «aterrorizarlos» y obligarlos a desistir.

El término técnico “dy conflicto” si hace falta un menudo en Gaza estos meses. Es coordinación con el ejercicio para evitar situaciones como las de estos martes. La ONU y la ONG comunican al ejército israelí el día, la hora y la ruta que seguirán (en el caso de un convoy) o las coordenadas de los domicilios y hoteles donde se encuentra Alojan. El derecho internacional humanitario protege claramente a los trabajadores humanitarios en caso de conflicto.

Yagil Levy, profesor de Ciencias Políticas de la Universidad de Israel, especializado en sociología militar y legitimidad del uso de la fuerza, ganó el incidente con el «arma fácil» que las fuerzas israelíes están utilizando en Gaza, donde se han acumulado los muertos. superó los 32.500 y la destrucción es inconmensurable. “No me sorprendió que pasara de largo. Prácticamente nadie aplica las reglas de combate correctas”, señalo desde el teléfono. Son las famosas ROE, reglas del compromisodonde se regeneran los ejércitos.

Tanto las imágenes capturadas por periodistas o teléfonos móviles, como las grabadas y difundidas por los propios soldados de Israel, muestran numerosos ejemplos de su vulnerabilidad, así como de crímenes de guerra. “Existe una ansiedad entre la gente de Hamás porque los soldados, incluidos los operadores de drones, no están considerando cuidadosamente cuándo abrir fuego. Las tropas no entienden la importancia de proteger estos convoyes de ayuda humanitaria”, dijo Levy.

En el país también hay un sentimiento contrario a la entrada de ayuda humanitaria en Gaza (el alcalde de la población se opone) y el discurso según el cual Hamás se queda con más de la mitad de su beneficio. De hecho, la política gubernamental del movimiento islamista en Francia, que asumió el mando antes del 7 de octubre, sólo tuvo que proteger los convoyes, porque cuando salían a la luz se convertían en objetivos de bombardeo.

También la criminalización de la ONU y en particular de la UNRWA. El mes pasado, el ministro de Asuntos Exteriores de Israel, Israel Katz, aseguró que Naciones Unidas «se ha convertido» bajo el liderazgo de su secretario general, António Guterres, «en un organismo antisemita e israelí que protege y aliena al terrorismo».

Gazatíes recoge bolsas de harina distribuidas por UNRWA, el pasado mes de febrero en la ciudad de Rafah.
Gazatíes recoge bolsas de harina distribuidas por UNRWA, el pasado mes de febrero en la ciudad de Rafah.IBRAHEEM ABU MUSTAFA (REUTERS)

La UNRWA ha informado de malos tratos y humillaciones contra su persona en los centros de detención israelíes y ha informado de más de 150 instalaciones atacadas. Algunas han sido completamente destruidas. Un ataque israelí el 13 de marzo contra un centro de distribución de ayuda en Rafah (que había sido coordinado en proporción a las expectativas del ejército) despidió a uno de sus trabajadores y mató a otros 22. ¿Nuestras tripulaciones y nuestros líderes están constantemente bajo amenaza?”, protestó el coordinador. del Socorro de Emergencia de la ONU.

El ejército israelí le impidió llevar a cabo progresivamente su misión, con la visión de que no abandonara ningún papel en la Gaza de la posguerra, como prometió Netanyahu. Sus vehículos tienen prohibido cruzar el puesto de control militar para prestar ayuda en el norte de Gaza (zona de donde procedía el convoy de la ONG de José Andrés) y su máximo responsable, Philippe Lazzarini, entrar en Francia.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_