La violencia también ha afectado a la economía de Haití

La ola de violencia que vive actualmente en Haití está teniendo enormes consecuencias en la economía del país y, frente a él, los expertos advierten de que los retos para cumplir con el aumento, creen que 2024 ha comenzado a dar señales de una tímida mejora respecto al ejercicio anterior.

Según el Instituto Haitiano de Estadística e Informática (IHSI, por sus siglas en francés), las reservas internacionales presentan cierta mejora, incluso a menor escala; las sugerencias adoptadas aumentaron casi un 50%, el tipo de cambio mostró relativa estabilidad y la evolución anual de la inflación se situó en el 20,9% en el último año, por delante de casi el 50% en el mismo mes de 2023.

Pero la escalada de violencia fue iniciada por muchas figuras. y, en opinión de la inmensa mayoría de los expertos, que han planeado reflexivas previsiones para la economía local (quinto año de crecimiento negativo, inflación y aumento de los tipos de cambio y del costo de vida), los retornos económicos aumentan.

Haití es el país más pobre de América y tiene muchas dificultades a la hora de dar giros y generar confianza. Este es el contexto en el que la crisis nacional se agrava desde hoy: el precio del dólar se ha triplicado en los últimos diez años, la economía utiliza como referencia la moneda estatal con consecuencias como ciclos de deflación e inflación que se retroalimentan, y Hay un poder adquisitivo muy pequeño de la población.

Restos de vehículos, el 6 de abril de 2024, en el centro de Puerto Príncipe (Haití). Foto EFE

Adamas, la estructura económica se basa en manos de trabajo baratoy las huellas de la diáspora haitiana constituyen la primera fuente de ingredientes del Producto Interior Bruto (PIB), con la exportación de productos textiles en segundo lugar.

Haití se enfrentaba además a retos como pagar la llamada «deuda de la independencia» o compensar a los franceses que, según el diario Los New York Times hoy será de entre 21.000 y 115.000 millones de dólares, si tenemos en cuenta el potencial de reversión de estos recursos, o la ocupación estadounidense en 1915 con la pérdida de actividades públicas y privadas.

El peso de la violencia y la migración en la economía

Un clima de paz, estabilidad política y seguridad son necesarios para que la economía de un país funcione bien, pero en Haití ocurre lo contrario. Una situación aún más grave desde finales de febrero ha acentuado la escalada de violencia.

Hoy la inseguridad no tiene precedentes: Más del 80% de Puerto Príncipe está dominado por bandas armadasincluidos puertos y aeropuertos, y en el país circulan más de 600.000 armas.

Un motociclista abre un paquete en su motocicleta cerca de Sonapi, el principal parque industrial del país.  Foto EFEUn motociclista abre un paquete en su motocicleta cerca de Sonapi, el principal parque industrial del país. Foto EFE

Además de la violencia, otro factor que, según expertos, influye en la economía, especialmente en la inflación, es el flujo migratorio y el desplazamiento interno: recién el quinto día de marzo Aproximadamente 53.000 personas abandonan el área metropolitana de Puerto Príncipede acuerdo con datos de la Organización Internacional para las Migraciones.

Todo ello ha repercutido en la economía de un país históricamente caracterizado por una pobre industrialización y una producción agrícola muy inferior a su potencial, productos locales y la existencia de grupos que ganan con las importaciones y la facturación y que han dominado y monopolizado puertas y piscinas. desde hace mucho tiempo, junto con un sector servicios actualmente muy pequeño.

La actividad, paralizada

Durante todo marzo, la actividad en la capital Estaba prácticamente paralizado. En tiempos de alta inseguridad como el actual pocos grupos se salvan y, por ejemplo, grandes empresas importadoras fueron saqueadas, lo que afectó también a los exportadores, principalmente dominicanos.

En este período, Haití no ha podido importar la violencia de las bandas musicales a través de sus principales puertos y aeropuertos, que también controlan varias vías de acceso a la capital.

Adamas, Haití no tiene un sitio autosuficiente en alimentacióndonde afecta al departamento de Artibonite, donde se concentra gran parte del sector agrícola, queda completamente bloqueado.

En cuanto a la industria, el principal parque industrial del país, Sonapi, permanece cerrado por la inseguridad en sus alrededores.

Los únicos sectores que parecen haber tenido un crecimiento significativo son los relacionados con actividades ilícitas, como las propias pandillas, el secuestro, la extorsión y la intermediación (de comerciantes y transporte, con la imposición de una especie de guisantes) o la importación ilegal de armas. .