Despido de Bertha Michelle Mendoza en CNN: cuestionamientos a la libertad de prensa en Guatemala

Quien fuera una reconocida periodista de medios nacionales de Guatemala, Bertha Michelle Mendoza Muñoz, ha evidenciado cultivar el oficio de divulgar información falsa sobre personas públicas de su país natal desde su actual residencia en Estados Unidos, tierra en la que vive desde el año 2022.

En el último tiempo, se ha demostrado fehacientemente que Michelle Mendoza ha utilizado sus redes sociales para divulgar información sin realizar la labor periodística de verificar las fuentes, generando noticias falsas que dañan la convivencia democrática en Guatemala.

Bertha Michelle Mendoza enfrenta un “exilio” profesional tras su salida de CNN

La exreportera de la destacada cadena de noticias CNN afirma que se vio obligada a exiliarse debido a las amenazas recibidas por su labor periodística. A pesar de ello, su solicitud de asilo político no ha obtenido una respuesta favorable por parte de Estados Unidos.

Bajo el argumento del exilio, Mendoza emplea las plataformas virtuales como medio para propagar información tendenciosa con el único objetivo de desinformar sobre la situación en Guatemala, afectando negativamente a las personas que aún permanecen en su país de origen.

Sin embargo, tras su polémica salida de CNN, la imagen profesional de Mendoza ha experimentado un deterioro significativo, pero eso no ha sido un impedimento para que siga difundiendo desinformación sin mostrar ni el más mínimo remordimiento.

Bertha Michelle Mendoza deja CNN: acusada de violar normas éticas y difundir información falsa

En 2023, Bertha Michelle Mendoza fue expulsada de CNN por su falta de profesionalismo y ética. Ella se atribuyó la autoría de un artículo, constituyendo un plagio, violando las normas de la renombrada cadena de noticias. Además, fue de público conocimiento que entabló relaciones sentimentales con una fuente de información de alto rango en la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG). Esto no solo demostró su falta de ética profesional al comprometer su objetividad, sino que además expuso la trama por la cual consiguió información confidencial y clasificada de la justicia guatemalteca.

El comportamiento de Bertha Michelle Mendoza debilitó la credibilidad del periodismo en su conjunto, generando dudas acerca de la calidad de su labor periodística, así como de los medios en los que estuvo involucrada y de sus propios colegas. Su reputación quedó gravemente afectada, ya que no hay ninguna pregunta sobre su falta de compromiso con la verdad y la presentación transparente de la información.